Robeisy Ramírez más allá de la venganza
La pelea de este jueves fue una clara exhibición de los talentos del púgil nacido en la provincia de Cienfuegos hace 26 años, quien había advertido horas antes que no consideraba a González como un rival de peso en su camino.
Robeisy Ramírez más allá de la venganza

Aunque en la noche de este jueves el cubano Robeisy Ramírez se presentó en su mejor forma en el MGM Grand Conference Center de Las Vegas para su revancha con Adan González, sus objetivos en el boxeo profesional están bien definidos desde mucho antes.

La decisión unánime de los jueces Max DeLuca, Dave Moretti y Glenn Trowbridge (60-54) aseguró a Ramírez su cuarto triunfo como profesional y la deseada venganza ante el hombre que lo derrotó en su debut un año atrás, pero es solo un capítulo más para él.

La pelea de este jueves fue una clara exhibición de los talentos del púgil nacido en la provincia de Cienfuegos hace 26 años, quien había advertido horas antes que no consideraba a González como un rival de peso en su camino.

Y así fue: Ramírez dominó el combate de punta a cabo —incluso, aseguró después que con un par de asaltos más hubiese noqueado a su rival— con un estilo de pelea que dejó ver las claras diferencias entre él y el joven de 23 años.

Adan González no pudo encontrar en toda la noche a Robeisy, quien se mantuvo trabajando detrás de su jab todo el tiempo, con sorpresivos y certeros zurdazos y en constante movimiento sobre la punta de sus pies.

Robeisy lanzó solo 192 golpes de los cuales conectó 62, para una tasa de efectividad del 32%, ante lo cual el norteamericano solo pudo marcar 55 ataques efectivos en 250 intentos, con un pobre 22% de acierto.

Ciertamente, González es un boxeador de menor categoría que el cubano y pidió después del combate del jueves que le asegurasen una tercera pelea ante Ramírez, algo que parece poco probable que suceda.

“Yo quería dejar atrás nuestra primera pela y eso hice”, dijo el doble medallista de oro olímpico. “Estoy contento de que este capítulo de mi carrera haya terminado ya. Ahora seguimos adelante y hacia arriba”.

Ahora Robeisy, quien completó seis asaltos y ganó por decisión por primera vez en su corta carrera profesional, tiene la vista fijada en compromisos más cercanos a los horarios estelares de las carteleras de Top Rank.

Sin embargo, varios analistas señalaron su incapacidad de noquear a González como una consecuencia de estar peleando en la división de 126 libras y no en la de 122, su peso natural.

Esta decisión está justificada en la necesidad que tiene el cubano de concretar peleas que le garanticen un ascenso como profesional, algo que no sucederá en el peso menor.

Los granes cheques accesibles para el cubano llegarían en peleas frente a boxeadores como Leo Santa Cruz, Josh Warrington, Gary Russell Jr. y Shakur Stevenson, a quien derrotó en su última final olímpica en Rio de Janeiro hace 4 años.

Si bien Ramírez ha demostrado una evolución favorable bajo la tutela del cubano Ismael Salas en Miami, el “Tren” deberá acomodar y fortalecer su cuerpo en el peso pluma para alcanzar los objetivos que lo llevaron a huir de Cuba y recuperarse de aquella primera derrota en Filadelfia.