351 toques con la cabeza en un minuto: otro récord Guinness para Erick Hernández

El cubano dejó atrás por 10 toques la marca anterior, en poder del chino Gao Chong
Erick Hernández establece otro récord Guinness. Foto: Captura de pantalla
 

Reproduce este artículo

El multi recordista cubano Erick Hernández estableció este sábado otro récord Guinness en el dominio del balón al golpearlo 351 veces con la cabeza durante un minuto y dejar atrás por 10 toques la marca anterior de la modalidad, del chino Gao Chong.

“Significa mucho, es un récord como pueden ver con mucha repercusión, un récord Guinness. Creo que por primera vez en el país se hace un récord con estos parámetros. Significa mucho, un récord bastante difícil y superarlo por 10 toques mucho más”, comentó Hernández a la agencia de noticias EFE tras su nueva hazaña deportiva.

Desde el hotel Copacabana, en La Habana, el ex futbolista anunció que se tomará un período de descanso para prepararse e intentar conseguir otro récord, consistente en dominar el balón sólo con los pies durante 10 horas y nueve minutos.

A sus 55 años, Hernández posee varios récords mundiales en el dominio del balón. Nueve años atrás, ya había logrado dar 350 toques a la pelota con la cabeza, pero la marca no fue registrada por Guinness, a diferencia de este sábado.

Además de con la cabeza, ha conseguido marcas mundiales con otras partes del cuerpo como pies, muslos y rodillas.

El 21 de noviembre de 2021 Hernández logró batir el récord mundial de más toques al balón con los muslos y un peso de 1,5 kilogramos en cada tobillo. La marca estaba fijada en 2.739 golpes, y el cubano consiguió 2.902 en 30 minutos y 46 segundos.

Años antes, en 2009, había obtenido un Guinness por tocar la pelota con los muslos durante una hora y 28 minutos, y en mayo de 2020 implantó otro récord en dominio de balón con la cabeza en una modalidad de menos tiempo, al tocar la bola 188 veces en 30 segundos.

Hernández incursionó en el dominio del balón en 1994, tras abandonar la práctica activa del fútbol. Siguió la senda de su hermano, Douglas Hernández, identificado como el precursor de la especialidad en Cuba.