Luchador Luis Orta consigue la primera medalla de oro para Cuba

La lucha grecorromana le otorga a la isla la primera medalla de oro en los Olímpicos de Tokio. En la jornada de hoy se puede ampliar la cosecha
Luis Orta
 

Reproduce este artículo

El atleta Luis Alberto Orta, de los 60 kg de la lucha grecorromana, consiguió para la delegación cubana su primera medalla de oro en una jornada en los Juegos Olímpicos de Tokio donde se pueden acumular más metales dorados.

El habanero había sorprendido gratamente durante el avance de su clasificatoria y aunque iba contra un fuerte rival, el local Kenichiro Fumita, se tenían muchas esperanzas en él y no defraudó. Luis Orta remontó en las semifinales para derrotar a Victor Cibanu por superioridad y así poder avanzar a la Gran Final, en donde se va a medir al japonés Kenichiro Fumita. Orta ganó finalmente 5 a 1 a Fumita para colgarse la medalla de oro.

La lucha grecorromana se ha convertido en un deporte que le da bastantes medallas a Cuba en las últimas ediciones de los Juegos Olímpicos, sobre todo con Mijaín López a la cabeza. López ya es tricampeón olímpico al llevarse el oro en Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016. Ahora irá por su cuarto título y poner en letras doradas su nombre en la historia del deporte mundial.

López parece que conseguirá con cierta facilidad el tetracampeonato de la lucha grecorromana en los 130 kg. Dentro de minutos, este 2 de agosto se medirá a Iacob Kadzhaia de Georgia, quien desea terminar con el reinado del caribeño, pero le será muy difícil. Mijaín buscará su oportunidad de hacer historia en la lucha grecorromana.

Tras esta primera medalla de oro, Cuba saltó enormemente en el medallero por países. Hasta este minuto marchaba en el lugar 26, con una medalla de oro, tres platas y dos bronces. Todavía debe sumar más metales, con Mijaín López y la discóbola Yaimé Pérez.

Recordar que Cuba tiene como objetivo en Tokio 2020, colocarse entre los 20 primeros países del medallero olímpico. Un objetivo que algunos ven como demasiado optimista dado la baja calidad que ha experimentado el deporte de la isla en general.