René Arocha: me importa la libertad de Cuba, no las olimpiadas

“Qué me importan las olimpiadas a mí, a mí me importa la libertad de Cuba”, expresó en sus redes sociales el conocido ex pitcher ligamayorista René Arocha, muy crítico con la dictadura del Partido Comunista
René Arocha, ex jugador cubano de MLB
 

Reproduce este artículo

El pelotero cubano René Arocha, ex jugador de la Major League Baseball (MLB), se sumó al debate sobre los Juegos Olímpicos de Tokio y su uso por parte del régimen castrista como una “distracción” de la situación en la isla.

“Qué me importan las olimpiadas a mí, a mí me importa la libertad de Cuba”, expresó en sus redes sociales el conocido ex pitcher ligamayorista, muy crítico con la dictadura del Partido Comunista.

René Arocha (55 años) abandonó el equipo de Cuba en 1991, durante una competición internacional, buscando el sueño de jugar en Estados Unidos. En 1993 logró integrar el equipo de los Cardenales de San Luis en las Grandes Ligas.

También se integró a la organización de los Gigantes de San Francisco y los Yanquis de Nueva York. Terminó su carrera profesional con la filial triple-A de los Astros de Houston en Nueva Orleans, en 1998.

 

¿Y después del deporte, qué?

En medio de la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio, varios cubanos invitan a no olvidar la represión de último mes y seguir exigiendo libertad para las víctimas de las represalias del régimen tras el estallido social del 11 de julio.

“Ninguna medalla olímpica me va a hacer sentir orgulloso de ser cubano como me sentí el 11 de julio”, expresó en su perfil de Facebook Enrique del Risco, escritor y profesor universitario.

Por su parte, el rapero René Díaz (conocido como Elokuente), opina que el Estado cubano utiliza los Juegos Olímpicos como cortina de humo para desviar la atención de la desgracia que estamos viviendo”.

Aclara en un post que él también se emocionó “cuando Mijaín obtuvo su cuarta corona, pero Mijaín ni se come, ni salva enfermos, ni devuelve la vida a los muertos, ni excarcela a [email protected] injustamente [email protected], ni trae respeto a la pluralidad política, ni borra los atropellos y torturas sufridas desde el 11 J a esta fecha”.

“¡¡¡No nos vayamos con la trapo!!!”, pidió el Elokuente.

La filóloga Camila Rodríguez, testigo de la represión durante el estallido social y una de las voluntarias que recopila el listado de detenidos y desaparecidos de Cubalex, escribió un post sombrío sobre el tema: “Tremendo circo, pero sin pan, sin medicinas y con cientos de presos políticos. Qué desfavor tan grande le han hecho los Juegos Olímpicos a nuestra libertad”.

El uso político de las Olimpiadas también fue notado por el boxeador exiliado campeón profesional Yordenis Ugás, quien felicitó a Roniel Iglesias por ganar una medalla, pero dedicarla “solo al pueblo”.

Ugás agradeció a Iglesias porque, cuando aseguró un metal en Tokio, dedicó “esa medalla y esa actuación al pueblo cubano, solo a ese pueblo y no ser como otros arrastrados, sumisos y miserables que son una vergüenza para su familia, para su pueblo y sobre todo para esa juventud cubana con deseos de un cambio”.

Se refería a Julio César la Cruz, quien en el combate contra el cubano Emmanuel Reyes (peleador por España) celebró su victoria gritando las típicas arengas del dictador Fidel Castro, lo que fue reproducido en todos los medios de propaganda castrista.

También el luchador Mijaín López, quien se convirtió en leyenda al ser tetracampeón olímpico, mencionó dedicó al difunto “Comandante en Jefe” su presea, para beneplácito de los castristas, incluido el presidente Díaz-Canel que ha estado llamando a los deportistas para hacer proselitismo político.