Robeisy Ramírez: Las medallas olímpicas no sacan de la miseria en Cuba

El boxeador cubano Robeisy Ramírez, bicampeón olímpico, aseguró que muchos pugilistas cubanos quieren emular lo que él hizo: renunciar a las medallas para perseguir "el sueño"
Robeisy Ramírez
 

Reproduce este artículo

El boxeador cubano Robeisy Ramírez aseguró recientemente que las autoridades deportivas del régimen querían que se convirtiera en el primer pugilista de la isla en ganar cuatro medallas de oro olímpicas, un plan que él desestimó porque tales logros no le sacarían de “la misma miseria” en la que se encuentran otros muchos campeones.

En entrevista para el programa Primer Impacto, de Univisión, el deportista cienfueguero recordó que tuvo una infancia muy difícil, marcada por la escasez de alimentos, bienes de primera necesidad e incluso indumentaria deportiva para la práctica de disciplinas priorizadas por el régimen como el boxeo.

“El que ha vivido ahí sabe cuán difícil es la vida”, dijo Ramírez, que agregó que en el gimnasio donde inició su práctica boxística sólo había tres pares de guantes para más de 10 muchachos.

Ramírez comenzó a ganar torneos en Cuba a los 14 años y vio en el boxeo la mejor forma de salir adelante, tanto él como su familia. A los 16 años fue campeón mundial juvenil y con 18, en Londres 2012, obtuvo su primera presea dorada bajo los cinco aros.

Cuatro años después, repitió la gesta en Río de Janeiro, y a partir de ahí comenzaron sus choques con las autoridades deportivas.

Ramírez se había tatuado el logo de las olimpiadas y le obligaron a quitarse el tatuaje pues, de lo contrario, no podría pelear más en la isla.

El campeón refirió que aceptó quitárselo porque no quería echar su carrera por la borda, y que le dejaron una cicatriz actualmente cubierta por otro tatuaje. Tal episodio, aseguró, fue sólo el primero de varios choques que lo motivaron a desertar en una competición en México, en 2018.

Actualmente reside en Estados Unidos y aspira a seguir avanzando en el profesionalismo para conquistar el título mundial de peso pluma. Hasta el momento tiene nueve victorias, cinco de ellas por nocaut, en 10 peleas oficiales.

Según Ramírez, muchos boxeadores en Cuba, aun con varios logros deportivos, quieren emular lo que él ha hecho. Les instó a no perder el sueño y no quedarse apenas con sus medallas, como está haciendo él.