Se duplican las alertas por deforestación en la Amazonía brasileña
Los datos más recientes muestran que entre enero y septiembre de este año se registraron alertas por un área de 7.854 kilómetros. En los mismos meses de 2018, la cifra fue de 4.076 kilómetros cuadrados, lo que supondría un aumento de casi el doble
La región fue impacta por incendios recientemente
 

Reproduce este artículo

Sao Paulo, 11 oct (ADN CUBA).- Las alertas por deforestación en la Amazonía brasileña, debido a los incendios, casi se duplicaron en los primeros nueve meses de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, según un reporte preliminar oficial sobre la región.

Un reporte de la AP, publicado este viernes por la revista mexicana Debate, señaló que los datos más recientes del Instituto Nacional para la Investigación Espacial (INPE) muestran que entre enero y septiembre de este año se registraron alertas por un área de 7.854 kilómetros.

En los mismos meses de 2018, el organismo reportó un posible desmonte de 4.076 kilómetros cuadrados de selva, casi el doble.

Los datos definitivos relativos al periodo que comprende agosto de 2018 y el mismo mes de este año serán publicados en diciembre de 2019, acotó la publicación.

Añadió que la magnitud de la deforestación en los primeros nueves meses de este año, de acuerdo con el INPE, ya superaría también la totalidad de la superficie reportada en los doce meses de 2016, 2017 y en 2018.

 

La nota periodística subrayó que en agosto pasado, los incendios que estallaron a un ritmo inusual en la Amazonía causaron alarma global y pusieron al presidente Jair Bolsonaro bajo la lupa de muchos líderes internacionales, que instaron al gobierno brasileño a demostrar un compromiso con la protección del medio ambiente.

Expertos ambientales sugieren que existe una relación directa entre el aumento de la deforestación y un número de focos de incendio mayor a la media de los últimos años. Algunos agricultores utilizan el fuego para renovar el suelo una vez que se produjo el desmonte y también lo utilizan para abrir áreas para la explotación de recursos naturales.

El aumento de la destrucción de la Amazonía brasileña es atribuido por los ecologistas a la retórica antiambientalista del presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien ha propuesto, entre otras cosas, reducir la fiscalización ambiental en la región y legalizar la minería en las reservas indígenas.

 

 

Según sus críticos, el discurso desarrollista de Bolsonaro sobre la Amazonía ha alentado a los madereros a aumentar la tala de los bosques y animado a los agricultores a expandir sus áreas de cultivo en la región.

No obstante, los datos sobre el crecimiento de la devastación en el mayor bosque tropical del planeta han sido cuestionados públicamente por el propio mandatario y generaron una crisis en el interior del INPE que culminó con la destitución de su anterior presidente.

El agravamiento de la deforestación en la Amazonía brasileña ha coincidido además con el avance de los incendios en la región y ha convertido al Gobierno brasileño en blanco de duras críticas por parte de organizaciones y países extranjeros.

Bolsonaro, sin embargo, ha contraatacado al denunciar la injerencia de los países europeos en la política medioambiental brasileña y ha defendió ante la Asamblea de las Naciones Unidas la soberanía de Brasil sobre la Amazonía.

(Con información de Efe)