Parlamento boliviano avala juicio contra Jeanine Áñez
El partido de Morales alega incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución Política del Estado (CPE) y a las leyes en los conflictos del año pasado
Jeanine Áñez
 

Reproduce este artículo

La Asamblea Legislativa de Bolivia, dominada por el partido del expresidente Evo Morales, sugirió este 29 de octubre realizar un juicio de responsabilidades contra la presidenta interina Jeanine Áñez.

Horas antes de cerrar su gestión, los asambleístas iniciaron la sesión con un minuto de silencio por los fallecidos del año pasado tras los conflictos que dejaron los anulados comicios de octubre por presunto fraude electoral, que ocasionó el fallecimiento de 36 personas, tanto opositores como afines a Morales.

“La Asamblea Legislativa lo que hace es sugerir el juicio de responsabilidades contra Áñez”, dijo la presidenta de Senado, Eva Copa. El pleno aprobó con más de dos tercios de los votos un informe que recomienda el juicio por la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución Política del Estado (CPE) y a las leyes en los conflictos del año pasado.

La decisión se llevó a cabo horas antes de que asuma la nueva Asamblea Legislativa tras los nuevos comicios del 18 de octubre en los que su exministro de Economía, Luis Arce, ganó las elecciones con un 55%.

Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre y huyó a México. Actualmente está refugiado en Argentina y recientemente anunció que volvería a su país. Poco después de su salida asumió interinamente Áñez en medio de protestas de afines al exmandatario y posteriores enfrentamientos con las fuerzas del orden en Senkata, un barrio de la ciudad vecina de El Alto, y otros en la región central de Cochabamba que dejaron varios muertos.

Un dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS) aseguró el 27 de octubre que el ex presidente ya tiene fecha para volver al país: el 9 de noviembre, “un día después” de la toma de posesión de Luis Arce, con lo cual piensa hacer un acto simbólico en conmemoración de su renuncia el 10 de noviembre de 2019, durante lo que calificó de “golpe de estado”.

El nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce, tiene un enorme desafío por delante. Recibirá un país con una economía castigada por la crisis del coronavirus y con alta polarización política. También lo hará con el sambenito de ser el primer gobernante electo después de Evo Morales, lo que no es fácil, pues la sombra del caudillo cocalero planea como una maldición sobre su gobierno.