Latinoamérica brinda refugio a ciudadanos afganos

Varios países latinoamericanos entre ellos Chile, México y Costa Rica comenzaron a tramitar solicitudes de refugio para ciudadanos afganos, luego de que el país fuera controlado por los talibanes.
Mujeres en Afganistán. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

Varios países latinoamericanos entre ellos Chile, México y Costa Rica comenzaron a tramitar solicitudes de refugio para ciudadanos afganos, luego de que el país fuera controlado por los talibanes.

El proceso estará enfocado principalmente en mujeres, niñas y activistas por los derechos humanos; segmentos poblacionales especialmente afectados luego de la ocupación.

Según el servicio de radiodifusión internacional Deutsche Welle (DW) el canciller mexicano Marcelo Ebrard se pronunció al respecto en Twitter y aseguró la intención de la nación centroamericana de acoger a los refugiados provenientes de Afganistán.

"Hemos iniciado el procesamiento de las primeras solicitudes de refugio de [email protected] [email protected], especialmente de mujeres y niñas que lo han así solicitado", dijo Ebrard.

Los interesados deben solicitar el tramite a través de la embajada mexicana en Irán, pues México no cuenta con sede diplomática en Afganistán.

Por su lado el gobierno de Chile recibirá a unas 10 familias afganas, “dando también prioridad a mujeres académicas, periodistas y activistas humanitarias”, resaltó DW.

El presidente chileno Sebastián Piñera Echenique declaró que “En conjunto con una organización que se llama Front Line Defenders, ya hemos comprometido que Chile va a recibir y a acoger en Chile a algunas familias afganas. Estamos pensando del orden de 10 familias que son mujeres, que se han dedicado a la defensa de los derechos de las mujeres".

Costa Rica también ayudará a los afganos en esta actual crisis. Así lo comunicó la vicepresidenta Epsy Campbell al decir en un tuit que: "Costa Rica decidió abrir sus fronteras y servirá como un puente humanitario para las mujeres afganas que buscan refugio. Tomamos las acciones necesarias, dentro de nuestro ámbito de acción, para salvaguardar la vida y bienestar de las mujeres y niñas".

Por otro lado, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras, Guatemala y Paraguay y otros 10 países forman parte de una declaración conjunta que expone la preocupación continental sobre la situación de las mujeres y sus libertades en el país del Oriente Medio. 

El pasado domingo 15 de agosto los talibanes tomaron Kabul, la capital de Afganistán. Este hecho significa la supresión de los derechos de miles de ciudadanos, particularmente las mujeres y los infantes.


Mujeres en la mira de los radicales islámicos

El derrumbe del gobierno afgano significa un retroceso en la vida de miles de mujeres afganas que ven colapsar sus derechos ante el avance talibán. Cuestiones tan básicas como la educación y el trabajo estarán vedadas para ellas. 

El recuerdo de cómo era la vida bajo los talibanes en la década de 1990, hace temer que obliguen a las mujeres a usar de nuevo el burka que las cubría por completo. BBC recuerda que, en aquellos tiempos, antes de la intervención de Estados Unidos, los islamistas radicales restringieron la educación para las niñas mayores de 10 años y se impusieron castigos brutales, incluidas ejecuciones públicas.

El diario El Español reprodujo un listado de la Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán que resume lo que puede esperarse de la restauración del régimen talibán:

  1. Prohibido el trabajo femenino fuera del hogar, tengan la formación que tengan. Excepcionalmente podrán ejercer doctoras y enfermeras.
  2. Fuera del hogar queda prohibida cualquier otra actividad que no sea en compañía de su mahram (pariente soltero) o familiar masculino más próximo, sea su padre, su hermano o su marido.
  3. Las mujeres no pueden hablar o dar la mano a hombres que no cumplan este parentesco.
  4. Tampoco pueden reír en voz alta ni que su voz pueda ser oída por otros.
  5. Prohibido subir a un taxi sin su mahram.
  6. Por consiguiente, las mujeres tampoco pueden comerciar con hombres.
  7. Si una mujer necesita atención médica -de vuelta al punto 1, y de ahí su excepción-, sólo podrán ser atendidas por mujeres.
  8. Las mujeres no pueden estudiar ni en la escuela, ni en la universidad ni en ninguna institución educativa.
  9. Las mujeres deben ir cubiertas de la cabeza a los pies, ocultando su rostro y su cuerpo.
  10. Las mujeres que no cumplan con estos requerimientos estéticos no salgan solas a la calle o no acompañadas por su mahram podrán ser humilladas verbalmente y agredidas.
  11. En el caso concreto de que una mujer muestre sus tobillos, serán azotadas en público.
  12. Prohibido maquillarse bajo severo castigo: en caso de pintarse las uñas se les podrán amputar los dedos.
  13. En esta línea, no pueden llevar ropa de colores vistosos o alegres. Para un talibán, se trata de indumentaria "sexualmente atractiva".
  14. Las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio serán lapidadas.
  15. Prohibidos los zapatos de tacón o que puedan producir sonido. Un hombre no puede oír los pasos de una mujer como tampoco su voz.
  16. Las mujeres no pueden llevar pantalón ni debajo del burka.
  17. Las mujeres no saldrán en televisión ni hablarán en radio ni en ninguna reunión pública. Sólo hombres.
  18. El deporte está prohibido para ellas, así como el acceso a centros deportivos.
  19. No pueden conducir motos ni ir en bicicleta.
  20. Las mujeres tienen acceso vetado en festividades como el Eid, que marca el fin del mes sagrado musulmán del Ramadán.
  21. Las mujeres no pueden lavar ropa en ríos o plazas públicas.
  22. Los balcones de sus casas no son para ellas: no pueden asomarse.
  23. Las ventanas deben ser opacas para que las mujeres no puedan ser vistas desde la calle u otros hogares.
  24. En cuestión de lenguaje callejero, ni nombres de mujeres ni la propia palabra 'Mujer'.
  25. Los sastres no pueden tomar medidas a mujeres ni coser ropa femenina.
  26. La mujer no puede entrar en un baño público.
  27. Hombres y mujeres no pueden viajar en el mismo autobús. Lo harán en autobuses separados para un único sexo.
  28. No se puede fotografiar ni grabar a mujeres.
  29. Tampoco, por último, se podrán publicar imágenes de mujeres en revistas o cualquier forma de publicación ni en cartelería.