Talibanes matan a dos invitados en boda tras disparar por reproducción de música

En el incidente resultaron heridas otras nueve personas. Los talibanes prohibieron la música en Afganistán cuando gobernaron el país entre 1996 y 2001
Combatientes talibanes. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

Combatientes talibanes mataron a dos invitados de una boda en Afganistán e hirieron a otras nueve personas luego de abrir fuego en la ceremonia como represalia a la reproducción de música, que muchos efectivos de la organización consideran contraria al islam.

Fuentes oficiales y testigos informaron este sábado que el trágico evento tuvo lugar la noche del viernes en una zona rural del distrito de Surkhrod, en la provincia de Nangarhar.

El director regional del departamento de Cultura e Información de los talibanes, Hanif Nangarhari, confirmó a la agencia de noticias EFE el saldo de fallecidos y heridos, y explicó que el tiroteo se produjo cuando cientos de habitantes estaban reunidos con motivo de la ceremonia.

Nangarhari dijo que la identidad de los atacantes se desconoce y el principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, afirmó en una rueda de prensa en Kabul que se está investigando lo sucedido.

“Nadie entre las filas del Emirato Islámico tiene el derecho de evitar la música, excepto el Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio, y solo a través de los rezos”, aseveró Mujahid.

Los talibanes prohibieron la música en Afganistán cuando gobernaron el país entre 1996 y 2001. Hasta el momento el actual gobierno interino de la agrupación islamista no ha manifestado que vaya a retomar disposiciones tan radicales, pero la mayoría de los efectivos del Talibán creen que la música atenta contra la sharía.

Sobre lo sucedido en Surkhrod, un oficial talibán dijo a EFE, bajo condiciones de anonimato, que el ataque fue ejecutado por combatientes fundamentalistas de la zona después de discutir con los invitados de la boda por la música.

A diferencia de Nangarhari, el oficial aseguró que ya “dos miembros de las fuerzas de seguridad” habían sido detenidos y “están siendo investigados”.

El suceso es el primero de esta índole que se difunde oficialmente desde que los talibanes retomaron el poder en Afganistán. Por temor a acciones como estas, y a pesar de que el gobierno interino no ha dispuesto prohibiciones tan radicales como las de su período anterior en el poder, muchos afganos han limitado sus festejos y adaptado parte de sus rutinas.