La justicia iraní anuncia detenciones por el derribo del avión ucraniano
La indignación que despertó el asesinato de Qasem Soleimani entre parte de la sociedad iraní, incluidos un buen número de los que no se alinean con la República Islámica o sus actuales líderes, ha dado paso a la rabia
Protestas en Irán

La justicia iraní ha anunciado que varias personas han sido detenidas en relación al avión ucraniano derribado por un misil cerca de Teherán el pasado miércoles, causando la muerte a las 176 personas que viajaban a bordo. El portavoz judicial no ha ofrecido más detalles sobre los arrestos.

"Para nuestro pueblo es muy importante que cualquier persona que haya tenido culpa o haya sido negligente en este asunto" sea llevado ante la justicia, dijo el presidente iraní Hasan Rohani en un discurso retransmitido por la televisión. "Todos los que deban ser castigados lo serán", insistió.

"El sistema judicial debe formar un tribunal especial con magistrados de alto rango y decenas de expertos (...) El mundo entero nos está mirando", dijo Rohani

Irán, después de negar la hipótesis de que el avión de Ukraine International Airlines hubiera sido alcanzado por un misil, aceptó el sábado su responsabilidad en este drama y aseguró que se trató de un "error humano".

Entre las víctimas del siniestro había muchos iranocanadienses. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, aseguró el lunes que "se hará justicia" y todos los países afectados por este drama presionan a Irán para que realice una investigación transparente.

Además, los iraníes salieron a las calles este lunes, por tercer día consecutivo, para protestar contra las autoridades por su forma de haber gestionado este incidente.

La indignación que despertó el asesinato de Qasem Soleimani por Estados Unidos entre parte de la sociedad iraní, incluidos un buen número de los que no se alinean con la República Islámica o sus actuales líderes, dio paso a la rabia en cuestión de minutos el sábado cuando, muy temprano por la mañana, las fuerzas armadas reconocieron que, “sin intención” y por un “error humano”, habían derribado el avión ucraniano con 176 personas a bordo, en su gran mayoría iraníes o de origen iraní. Muchos de ellos eran jóvenes estudiantes de doctorado o graduado de las mejores universidades del país.

El apoyo que había recuperado el régimen en los días previos, cuando millones de iraníes se unieron en torno a la figura del general asesinado, ha quedado cuestionado por una buena parte de los iraníes, que siguen preguntándose por qué no se cerró el aeropuerto de Teherán para los vuelos comerciales la noche del ataque con misiles sobre Irak. Después de cinco días, nadie quiere reconocer quién dio la orden de dejarlo operativo. Ni siquiera los Guardianes de la Revolución, que se han responsabilizado del fallo humano.

Este sentimiento se ha extendido entre un sector de la clase media de las grandes ciudades, que ha reafirmado su convencimiento de que al régimen no le importa la vida de su gente. Y ha vuelto a las calles después de una década sin hacerlo. La mayoría se habían mantenido alejados de las movilizaciones de finales del 2017 y de noviembre del 2019. Sentían que tenían mucho que perder ante la represión del régimen, especialmente dura hace dos meses, cuando Amnistía Internacional documentó 304 víctimas. Personas del propio régimen –sin que haya una declaración oficial– admiten 170 muertos.

Días atrás un director de series y documentales cercano al sistema, Nader Talebzadeh, decía en la televisión que el accidente se debió a “la voluntad de Dios”. “Incluso si suceden diez incidentes como este, nada es comparado al hecho principal (el ataque a bases de Irak en represalia por Solemaini)”, dijo. “Siento que somos ciudadanos de segunda”, escribió la actriz Taraneh Alidusti, que como muchos otros artistas, directores de cine y escritores, ha participado en las protestas. Muchos de estos artistas habían expresado condolencias por Soleimani. Y tres presentadores de la televisión se despedían ayer de la audiencia. “No puedo continuar mi carrera en la radio y televisión después de 21 años. No puedo, no más”, dijo Saba Rad, famosa por su programa de las mañanas.

(Con información de Reuters y Fox News)