Izquierda española se opone a crítica contra dictaduras latinoamericanas

Una resolución de la derecha en Zaragoza contra Cuba, Venezuela y Nicaragua contó con el repudio de Podemos, PSOE y otros partidos minoritarios locales.
 

Reproduce este artículo

Las delegaciones del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Podemos en Zaragoza, España, negaron su apoyo a una moción que condena la libertad de expresión en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La moción conjunta, presentada por el Partido Popular (PP) y Ciudadanos, y que contó con el apoyo de Vox, reafirma el compromiso de las agrupaciones políticas españolas con la democracia y las libertades en América Latina.

La portavoz del grupo municipal del PP, María Navarro, dijo que hay toda una generación en Cuba que nació y murió en una dictadura sin libertad. Añadió que al igual que en el país caribeño en Nicaragua y Venezuela “tampoco hay democracia”.

Inicialmente Navarro pidió aceptar la enmienda de Podemos con la condena global a cualquier tiranía, pero exigió una mención explícita a Nicaragua, Cuba y Venezuela, que la formación morada no aceptó y al final se ha votado el texto original.

El portavoz del grupo municipal de VOX, Julio Calvo, criticó la “tibieza” del Gobierno de España, que “no se atreve a decir que son dictaduras”.

La concejal de Podemos, Amparo Bella, declaró que en la moción no se citan otros 53 países que, según The Economist, se consideran autoritarios y por eso defendió una enmienda de transacción para hacer ver que el compromiso de su formación es “con los derechos humanos en todos los sitios”.

El portavoz de la coalición de izquierda local, donde están el PSOE y Podemos, Pedro Santisteve, pidió eliminar referencias a países concretos o que se incluyan todos como ha propuesto Podemos.

El concejal del PSOE, Alfonso Gómez, esgrimió que los socialistas “siempre estarán con el que lo pasa mal” y dijo que el país donde más periodistas mueren es México. También opinó que sólo citar a tres países es “demagogia” y apostó por incluir el listado de los 53 que mencionó la portavoz de Podemos.

La izquierda española ha evitado referirse a Cuba con términos como “dictadura” o “régimen autoritario”, mientras el actual gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos mantiene buenas relaciones políticas y comerciales con La Habana.

El 22 de noviembre, el diputado nacional Pablo Echenique, de Podemos, declaró que prefiere evitar “palabras gruesas” como “dictadura” para referirse a los regímenes de Cuba y Venezuela.

“No ayudamos a los países latinoamericanos en los que hay conflictos políticos, como Cuba y Venezuela, utilizando palabras gruesas, creo que hay que apostar por la democracia y también por el fin del bloqueo [de EE. UU. hacia la isla]”, declaró el político.

No es la primera vez que un miembro de Podemos se expresa en términos favorables al gobierno cubano. El 8 de noviembre el eurodiputado por esa organización política Manu Pineda, de visita en Cuba, llamó “lacayos” a los promotores de la Marcha Cívica por el Cambio.

“Los lamebotas, los mayordomos, los lacayos de los gusanos quieren desestabilizar a nuestro pueblo hermano, nuestro pueblo referente. Y nosotros tenemos que decir: Cuba no está sola. Cuba se respeta”, declaró.