En medio de crisis del coronavirus, sale de Honduras caravana de migrantes indocumentados hacia EE. UU.
Este martes partió desde Honduras, hacia los EE. UU, una nueva caravana de migrantes indocumentados
Centroamericanos indocumentados cruzando el Río Bravo, en 2019. Efe/Archivo

En medio de la pandemia de coronavirus, un grupo de hondureños emprendió este mates una nueva caravana para tratar de llegar de manera irregular a Estados Unidos, retomando un esfuerzo iniciado en 2018 que trajo repercusiones en la política migratoria de EE. UU. y de Centroamérica.

Así lo informó este martes CNN, que citó al portavoz de la Policía Nacional en la ciudad de San Pedro Sula, Marlon Miranda.

Según el oficial, los hondureños partieron desde la Gran Central Metropolitana, en San Pedro Sula, en el norte del país, hacia Corinto, en la frontera entre Honduras y Guatemala. El objetivo es cruzar este último país, luego atravesar México y, finalmente, llegar a la frontera de Estados Unidos para intentar cruzar sin la documentación respectiva.

De acuerdo con las autoridades, en la caravana hay más de cien personas entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, según el reporte de CNN.

La defensora de derechos humanos, Itsmania Platero, dijo que la caravana es motivada por la crisis económica que atraviesa Honduras, y que se incrementó con la pandemia de coronavirus. Asegura que muchas personas se quedaron sin trabajo luego de que el gobierno decretara una cuarentena absoluta en marzo y varias empresas despidieron a sus empleados.

 

 

Platero sostiene que muchos de los que emprendieron esta ruta migratoria son hondureños recién llegados al país, que fueron deportados de Estados Unidos. Pero no ven una oportunidad en Honduras, por lo que decidieron arriesgar nuevamente sus vidas para intentar cruzar la frontera estadounidense.

El fenómeno de las caravanas de migrantes, que comenzó en octubre de 2018 en Honduras, ha representado un cambio en el sistema migratorio de Centroamérica, México y Estados Unidos y puso en evidencia "su inoperancia" para dar respuesta a la problemática, alerta un estudio divulgado este martes.

"Las caravanas de octubre de 2018 momentáneamente echaron abajo el sistema migratorio y mostraron su inoperancia", señala el estudio titulado "Geopolítica de las caravanas centroamericanas", cuyo principal investigador es el mexicano Leopoldo Santos Ramírez.

Dichas caravanas generaron una cobertura mediática sin precedentes en los últimos años, que puso en primer plano el fenómeno de la migración de centroamericanos empobrecidos en busca del “sueño americano”, a las que se unieron también personas de otras regiones, como el Caribe.

 

 

Durante una de esas marchas, una imagen le dio la vuelta al mundo, en medio de una indignación mundial, en junio del 2019: los cuerpos del salvadoreño Óscar Martínez y su pequeña Angie Valeria abrazada a él, ahogados a la orilla del Río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos.

La presentación del informe, apoyado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) Honduras, coincidió con la salida de la caravana de inmigrantes hondureños mencionada.

Los inmigrantes, como en otras caravanas que salieron de Honduras desde octubre de 2018, partieron en pequeños grupos de la estación de autobuses del servicio interurbano de la ciudad de San Pedro Sula, en el norte del país, hacia el punto de Corinto, fronterizo con Guatemala.

Estados Unidos alcanzó en 2019 con el Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras) acuerdos de cooperación de asilo migratorio, con los que se busca desalentar la inmigración de personas que pagan a traficantes.

Esos acuerdos "no podrán sostenerse en el largo plazo y en realidad anuncia nuevas convulsiones no solo para Centroamérica sino para la región entera", destacó el informe.

Añadió que el presidente estadounidense, Donald Trump, aprovechó las caravanas para "mantener su política antinmigrante y poner en crisis a los estados" de los países de tránsito de los migrantes centroamericanos.

(Con información de Efe)