La UE acusa a Bielorrusia de atraer a migrantes globales a otros países europeos

Polonia planea construir una nueva barrera en su frontera. La decisión se produce cuando migrantes de distintas procedencias, incluidos cubanos, han cruzado desde Bielorrusia.
Alexander Lukashenko, Vladimir Putin, Miguel Díaz-Canel
 

Reproduce este artículo

Un reportaje de Rob Schmitz documenta la crisis migratoria en la frontera de Polonia y Bielorrusia. Entre los migrantes, dos cubanos, sobrevivientes de una agreste expedición, sortearon el hambre con agua de río y granos de maíz crudo que arrancaron de campos helados en el este de Polonia. Ellos han dormido bajo las hojas, caminado entre bosques y tierras de cultivo, tras salir de Cuba. Fueron devueltos a Bielorrusia.

"Volamos de La Habana a Moscú, y luego un hombre nos recogió y nos llevó a Bielorrusia, y ahí es donde nuestro viaje empeoró mucho", dijo el cubano, desnutrido y herido, capturado por la policía polaca tras colarse en la Unión Europea.

Este hombre lloró y suplicó a las autoridades polacas que no lo regresaran a Bielorrusia donde había sido torturado por el régimen y temía ser asesinado.

"No tienen respeto por la dignidad humana o los derechos humanos", dijo. "Somos como balones de fútbol en un partido entre Polonia y Bielorrusia. Nadie nos quiere". Su familia dijo que después de su último arresto fue enviado de regreso, por tercera vez, a Bielorrusia.

La familia también indicó que los soldados bielorrusos lo golpearon a él y a su compañero con tanta fuerza que le fracturaron el cráneo.

Los dos cubanos eran parte de esos 16.000 migrantes detenidos en agosto, por la patrulla fronteriza de Polonia, cuando cruzaron ilegalmente la frontera de 250 millas que limita con Bielorrusia.

Líderes de la UE acusan al gobierno de Alexander Lukashenko de organizar el paso ilegal de inmigrantes de países empobrecidos y devastados por la guerra hacia Polonia y a otros vecinos de la UE.

Sospechan que esas acciones se producen en represalia por las sanciones económicas que ha impuesto la UE a Bielorrusia después de que Europa acusara al autócrata Lukashenko de robar las elecciones en 2020 y de ordenar las violaciones masivas de derechos humanos, entre las cuales destacó el aterrizaje forzoso de un avión para arrestar a un periodista bielorruso.

Polonia dice que Lukashenko, respaldado por el presidente ruso Vladimir Putin, lanzó un ataque híbrido para desestabilizar a la UE en respuesta a las sanciones. Lukashenko ha negado todas las acusaciones.

"Hay muchos iraquíes, kurdos, hay gente de Yemen, Siria, hay gente de países africanos como Nigeria, Camerún, Congo, y ahora tenemos gente de Afganistán", explicó Kalina Czwarnog, activista de una organización humanitaria polaca.

Ella dijo que el gobierno de Bielorrusia está generando la crisis humanitaria. "Los están invitando a Bielorrusia, diciendo que pueden cruzar la frontera de la UE desde allí. Y están obteniendo una visa de siete días o un sello", explicó.

Algunos sostienen que Bielorrusia está haciendo negocios y lucrándose mediante la trata de personas.

Los hechos descritos en el reportaje ofrecen signos claros de que Bielorrusia está estimulando la llegada de ciudadanos migrantes de distintas procedencias.

El propio Lukashenko ha reconocido que el país no es un destino final. “Si alguien piensa que cerraremos la frontera con Polonia, Lituania, Letonia y Ucrania y nos convertiremos en un campo de filtración para fugitivos de Afganistán, Irán, Irak, Libia, Siria, Túnez, se equivoca. No retendremos a nadie. Después de todo, no somos su destino final. Se dirigen a la Europa iluminada, cálida y acogedora”, dijo en julio.

Desde ese país, los soldados bielorrusos escoltan a los migrantes hasta la frontera y los ayudan y empujan a cruzar hacia Polonia. Czwarnog dijo que cuando los guardias fronterizos polacos los atrapan, se supone que deben permitir que los migrantes soliciten asilo, pero eso no está ocurriendo.

Las autoridades polacas están siendo criticadas por defensores de derechos humanos que denuncian que envían a los migrantes de regreso a Bielorrusia, sin procesar sus solicitudes de asilo y en violación de la ley de la UE y de las convenciones de las Naciones Unidas sobre refugiados.

Los migrantes están siendo devueltos a Bielorrusia, donde los soldados a menudo los golpean y los envían de regreso a Polonia nuevamente. Al menos cinco migrantes han muerto por las duras condiciones a lo largo de la frontera, explicaron funcionarios polacos.