Cubanos en Uruguay agradecen solidaridad de Luis Lacalle en cumbre Celac

Los cubanos agradecieron al mandatario uruguayo "por ser la voz de millones de cubanos oprimidos" y "por la postura digna en la Celac ante el silencio cómplice de muchos"
Cubanos en la Plaza de la Independencia de Montevideo. Foto tomada de Twitter
 

Reproduce este artículo

Cubanos residentes en Uruguay se manifestaron este domingo para agradecer la solidaridad del presidente Luis Lacalle Pou con Cuba al exponer en la VI cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) la naturaleza dictatorial y represiva del régimen imperante en la isla.

Los manifestantes, integrantes de las organizaciones Cubanos Libres en Uruguay y Comité Uruguayo por la Democracia en Cuba, se dieron cita en la Plaza de la Independencia, la más importante y emblemática de Montevideo, y corearon consignas por la libertad de la mayor de las Antillas, además de vivas y exaltaciones al mandatario del país que los acoge.

“Por ser la voz de millones de cubanos oprimidos, por mantener el compromiso con la democracia y los derechos humanos, por la postura digna en la Celac ante el silencio cómplice de muchos, ¡Gracias Luis! ¡Gracias Uruguay!”, se leía en la convocatoria del acto, al que también acudieron uruguayos simpatizantes de la causa cubana, y en pancartas sostenidas por algunos de los manifestantes.

Este sábado, en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la VI cumbre de la Celac, celebrada en México, el presidente uruguayo expuso a los regímenes dictatoriales del continente, que atentan contra el espíritu de integración democrática de organismos multilaterales como la propia Celac y la OEA.

“Participar en este foro no significa ser complaciente”, inició su discurso ante el resto de sus homólogos Lacalle Pou, para acto seguido pasar a denunciar hechos que consagran a los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua como dictaduras que no deberían tener apoyo acrítico en un concierto de naciones democráticas.

“Con el respeto debido, cuando uno ve que en determinados países no hay una democracia plena, cuando no se respeta la separación de poderes, cuando desde el poder se usa el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcelan opositores, cuando no se respetan los derechos humanos, nosotros en esta voz, tranquila, pero firme, debemos decir con preocupación, que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela”, fueron las palabras textuales del uruguayo, calificadas posteriormente como “hirientes” por el cuestionado presidente venezolano, Nicolás Maduro, que esperaba tener, junto al cubano Miguel Díaz-Canel, un evento sin contratiempos en México.