Cuba se une al régimen de Irán para producir vacuna contra la COVID-19

Cuba tiene en investigación cuatro posibles vacunas contra la COVID-19, en una de las cuales podría estar basada este proyecto de colaboración conjunta
Vacuna contra la COVID-19
 

Reproduce este artículo

Cuba e Irán consideran como una “prioridad” el desarrollo conjunto de una vacuna contra el coronavirus, según declaraciones de altos funcionarios del país islámico reproducidas este 7 de enero por la prensa cubana.

“Probablemente, las primeras vacunas contra el nuevo coronavirus que lleguen a Irán sean a través de compras a un país extranjero, y la producción conjunta del Instituto Pasteur de Irán con una empresa cubana de la vacuna iraní”, afirmó el portavoz de la Organización para Alimentos y Medicinas de Irán, Kianush Yahanpur.

Yahanpur agregó que los ensayos clínicos de la vacuna ya están en marcha y se desarrollarán en tres fases. La primera fase del ensayo clínico en humanos se realizó con éxito en la isla, mientras que la segunda se está llevando a cabo conjuntamente con la supervisión del Instituto Pasteur en el país caribeño.

En caso de ser exitosa, tal como había anunciado previamente el director del centro de investigación iraní, la tercera fase del estudio se realizará en Teherán en el primer trimestre de 2021.

De acuerdo con sus declaraciones, la tecnología usada para la producción de una vacuna conjunta entre Irán y Cuba gira entorno a la tecnología de subunidades, durante la cual se produce parte de la proteína del virus, cuya metodología técnica se transferirá a Teherán durante esta cooperación conjunta.

El pasado 29 de diciembre, el ministro de Salud de Irán, Said Namaki, celebró el inicio de la inyección en humanos de la primera vacuna nacional contra la letal enfermedad, denominada como COVIRAN Barekat, producida por científicos iraníes.

No obstante, según Namaki, la COVIRAN Barekat no es la única vacuna que se está desarrollando en el país persa, pues existen otros fármacos que también han concluido la fase de estudios de laboratorio, y en un futuro próximo pasarán a la fase de pruebas en humanos.

Cuba espera inició en octubre los ensayos clínicos de su segundo proyecto de vacuna contra la COVID-19, mientras ya tiene avanzada su primera apuesta, la Soberana 01. El nuevo medicamento, llamado Soberana 02, se prueba actualmente en animales, con "avances" que permitirán solicitar el comienzo de los estudios en humanos.

Sobre la seguridad de los fármacos insistió en que "se basan en plataformas tecnológicas de vacunas que ya existen y se han probado en millones de dosis".

Los ensayos de Soberana 01 comenzaron el 24 de agosto con 20 personas de 19 a 59 años, que recibieron las primeras dosis del medicamento, y a inicios de septiembre se incluyó un segundo grupo de 20 voluntarios de entre 60 y 80 años.

La isla sufre hoy una tercera ola de la enfermedad debido al arribo constante de casos desde el exterior. El país abrió en octubre sus fronteras al turismo internacional, obligado por la grave crisis económica y necesitado de recibir ingresos.