Bolsonaro defiende el voto de Brasil a favor del embargo; Cuba le llama "lacayo"

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, justificó este jueves el voto de su país en la ONU por primera vez favorable al embargo impuesto por Estados Unidos a Cuba por considerar que el Gobierno de la isla impone un sistema dictatorial y no democrático.

"Por primera vez Brasil acompañó a Estados Unidos en su posición del embargo contra Cuba. Somos favorables al embargo a Cuba porque aquello no es una democracia y sí una dictadura y debe ser tratada como tal. Así, Brasil va cambiando su posición más a la centroderecha", declaró Bolsonaro en una transmisión por Facebook.

Cuba volvió a conseguir este jueves en la ONU el abrumador respaldo de 187 de los 192 países miembros en su petición para poner fin al embargo que le impone Estados Unidos, aunque en esta ocasión Brasil, con su voto en contra, y Colombia, con su abstención, castigaron a la isla.

La votación de la resolución 'Necesidad de acabar con el embargo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América a Cuba', que no es vinculante, ha sido propuesta anualmente por La Habana desde 1992 con similares resultados.

Sin embargo, por primera vez, además de los habituales votos en contra de Estados Unidos e Israel, que se repiten año tras año, Brasil ha decidido subirse al barco estadounidense y Colombia ha optado por la abstención, al igual que Ucrania, que el año pasado prefirió no votar.
 

Por su parte, el gobierno cubano llamó "lacayos" a los gobiernos que votaron a favor del embargo.

"Gobiernos lacayos muestran dónde están sus afinidades", escribió Miguel Díaz-Canel en Twitter tras conocerse el jueves el resultado de la votación en la ONU.

"Y están solos junto al imperio. Votar contra Cuba es votar por la continuidad del genocidio", cerró su comentario, que expresa la irritación del Gobierno con esas posturas.

El deterioro de las relaciones bilaterales entre Brasilia y La Habana estalló en noviembre de 2018 cuando Cuba retiró a los más de 11.000 galenos del programa 'Más Médicos' en Brasil, ante las amenazas de Bolsonaro, en la época presidente electo, de cancelar la iniciativa si la isla no aceptaba nuevas condiciones.


Entre las exigencias del presidente brasileño estaba la del salario integral para los profesionales cubanos.