Álgido debate en Colombia sobre la injerencia cubana en la región
Un fuerte debate se ha desatado sobre la influencia de Cuba en el régimen de Nicolás Maduro y otras naciones de la región. La polémica inició con la petición del alcalde de Medellín para que médicos de la isla colaboraran contra el COVID-19, lo que la oposición ha calificado como el“G2 cubano espía”
Presiden Raúl Castro y Nicolás Maduro, calusura de la Comisión Intergubernamental Cuba-Venezuela. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.
 

Reproduce este artículo

La influencia del régimen cubano en las Fuerzas Armadas, el servicio de inteligencia y el sector de Salud en Venezuela, está en el centro de un álgido debate que se ha desatado en Colombia, a raíz de la petición del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, para que médicos de la isla cubrieran unidades de cuidados intensivos en esta ciudad, por las consecuencias que ha generado la COVID-19.

La solicitud de Quintero fue rotundamente negada y entre los argumentos se subraya que estos “especialistas” se han introducido en varias naciones de la región como parte del “G2 cubano espía”.

El diario El Nacional de Venezuela, reproduce una investigación de El Tiempo, donde se precisa que el gremio de la salud en Colombia, rechazó la propuesta de Quintero.  Epresidente Iván Duque, aseveró que “el llamar a médicos extranjeros es una situación de extrema necesidad y nosotros lo que hemos hecho es fortalecer la red de atención con personal colombiano”.

El expresidente colombiano Álvaro Uribe avivó la polémica sobre permitir o no la presencia  de médicos cubanos, señalando que así inició “la toma de Venezuela”. Se acota además, que Cuba “ejerce una especie de cogobierno” con el dictador Nicolás Maduro.

Desde el exilio, el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, quien fuera el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) hasta 2019, afirmó a El Tiempo que “la influencia cubana en Venezuela es muy alta en mandos militares, en la inteligencia y en la contrainteligencia”. Aseveración que ratifica Julio Borges de la Comisión para Relaciones Exteriores del gobierno interino de Juan Guaidó.

“La penetración e influencia son profundas. Tanto que en 20 años han pasado más de 220.000 cubanos por Venezuela. El mismo Raúl Castro reconoció que había 20.000 dedicados a sostener a Maduro. Cuba tiene influencia en la Fuerza Armada. Así como en sectores de telecomunicaciones, petróleo, identidad nacional, cultura, salud”, apuntó el general en la investigación periodística.

Controlan el orden interno y externo, capturar información estratégica, introducirse en el Consejo de Ministro, seguimiento a opositores y sus familias, “crueles estrategias carcelarias que usan para ablandarlos”…son algunas de las atribuciones que cubre el servicio secreto cubano G2, de acuerdo a las informaciones publicadas por El Tiempo,  que corroboran la denuncia realizada en diciembre de 2018 por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien afirmó que “Cuba exportaba sus mecanismos de terror a Venezuela y que sus agentes encabezaban las torturas contra los presos políticos”.

Cuando en enero pasado, Maduro incorporó al embajador de Cuba en Venezuela al Consejo de Ministros, comentó: “Le he dicho a nuestro hermano mayor y protector Raúl Castro, y está de acuerdo, (…). Puertas abiertas en cada ministerio para coordinar, para avanzar”.


Oficiales venezolanos que se encuentran actualmente en Colombia, le dijeron a El Tiempo que “hombres del G2 están en el Sebín y reciben informes de inteligencia y de contrainteligencia, que usan para trazar estrategias”.

Por su parte, el experto en seguridad e inteligencia Johan Obdola, señala que “usan las embajadas de Cuba, Venezuela y países aliados para operar una red de espionaje. Esta pasa por varias ciudades europeas, incluidas Madrid, Lisboa y hasta París. Además, es en España en donde han logrado apoyos”.

El Tiempo también publicó que agentes del régimen cubano han logrado introducirse “en casi todos los ministerios y en organismos de alta sensibilidad como la Cancillería, el Sebín, la petrolera Pdvsa, la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim); el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería, puertos y aeropuertos”.  

Estados Unidos, también ha denunciado que Venezuela cuenta con oficiales de la inteligencia militar de Cuba. Carrie Filipetti, subsecretaria adjunta para Cuba y Venezuela de Estados Unidos, refirió: “Esto ocurre en una relación parasitaria que los hace prácticamente indistinguibles”.

Sobre las misiones médicas el general Figuera señaló que algunos de los “especialistas” cumplen las tareas de: “prestación de servicios médicos básicos, adoctrinamiento y espionaje”.

A partir de la firma del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, establecido por Hugo Chávez en 1999,  unos 100.000 barriles de petróleo fueron entregados diariamente al régimen de la isla antillana a cambio de médicos y personal de los sectores de educación y deporte; además, de los agentes militares y de inteligencia que contribuirían a que el castro-chavismo se expandiera en la región.

Maduro selló el pacto con Cuba al crear el Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesppa) cuando murió Chávez y garantizó que el Palacio de Miraflores estuviera también custodiado por los funcionarios cubanos.

Obdola, el experto en seguridad e inteligencia, asegura que “los generales más emblemáticos de Cuba con presencia en Venezuela son Ramiro Valdés, Leonardo Cintra, Alejandro Marrero y Joaquín Quintas Solá. Y entre los generales de brigada están Herminio Hernández Rodríguez y Alejandro Ronda Marrero”.

Por lo pronto la llegada del personal médico cubano Colombia fue frustrada y cada vez más países de la región denuncian las intenciones del régimen de La Habana a través de estás “misiones”.

 

*Con información de  El Nacional de Venezuela, que reproduce una investigación de El Tiempo.