Cuba inicia pruebas de las píldoras preventivas del VIH
El MINSAP ha comenzado a distribuir gratis las píldoras de profilaxis preexposición (PrEP) como parte de un programa en fase de prueba.

El Ministerio de Salud de Cuba inició la entrega de las píldoras de profilaxis preexposición (PrEP) para prevenir el contagio del VIH en personas sanas, un programa que por el momento se encuentra en fase de prueba.

Las pastillas, que reducen en un 90% la probabilidad de adquirir el virus, se ofrecen desde el pasado 6 de marzo a 28 personas del municipio de Cárdenas, en la occidental provincia de Matanzas, territorio donde viven 234 personas con VIH y cada año se registran unos 30 casos nuevos.

Este tratamiento es relativamente nuevo en América, donde -según la OPS- hasta 2018 solo Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá y Estados Unidos lo ofrecían como parte de sus políticas públicas.

La profilaxis preexposición incluye la administración diaria de fármacos antirretrovirales de forma continuada a personas seronegativas al VIH con riesgo sustancial, superior al promedio, de contraer el virus.

Hasta el momento el único medicamento recomendado para esta terapia es Truvada, una combinación de emtricitabina y tenofovir disoproxil fumarato.

En 1985, cuatro años después de ser descubierta la enfermedad, se detectó en Cuba el primer caso de VIH/sida en un cubano que había estado durante dos años en Mozambique, África.

Desde esa fecha han sido diagnosticadas más de 28 mil personas con el virus.

Al inicio de la epidemia en la isla, los enfermos eran recluidos en instalaciones alejadas de las ciudades donde se les ofrecía tratamiento y se les prohibía la salida, salvo contadas ocasiones, para evitar la propagación de la enfermedad.

De acuerdo con los últimos datos disponibles, en Cuba viven actualmente unas 23 mil 283 personas con VIH, con una tasa de mortalidad del 17 %.

El 83 % de los cubanos contagiados que son elegibles para el tratamiento antirretroviral lo reciben de manera gratuita, según fuentes oficiales.

En la isla se pone a disposición de los pacientes una combinación de cinco antirretrovirales fabricados en el país con otros importados, certificados por la Organización Mundial de la Salud.