PDVSA envía a Cuba 150 000 barriles de combustible diarios

Incluso cuando los chavistas han destruido la industria petrolera venezolana, comparten lo poco que producen con Cuba. Mientras, los venezolanos deben hacer largas colas para adquirir combustible.
Petróleo-Venezuela
 

Reproduce este artículo

Venezuela envía a Cuba uno 150 000 barriles diarios de petróleo y sus derivados, a pesar de que PDVSA no puede garantizar el consumo doméstico, informó este 25 de marzo el dirigente sindical petrolero Iván Fleites.

En una entrevista concedida al portal web Punto y Corte, Freites destacó que la escasez de gasoil en el país se debe a la “delincuencia organizada” que opera en PDVSA.

“Ya la empresa no es del Estado, pasó a manos de bandas internacionales delincuenciales y ellos son quienes deciden para dónde va la producción de gasolina, gasoil, etcétera”, sostuvo.

El dirigente sindical detalló que en “febrero el buque Sandino llevó a la isla 800 000 barriles de un producto combustible”, mientras que el Laura trasladó “60 000 de gasoil hace una semana”.

Durante la entrevista, el líder sindical calificó de invasión las relaciones de Venezuela con Cuba, China, Rusia y Turquía, aliados estratégicos de ese país.

La víspera, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, declaró: “la presencia de funcionarios cubanos en Venezuela es un problema. Cuba es parte del problema venezolano y no será parte de la solución".

Durante la segunda mitad de 2020, mientras Venezuela trataba de burlar las sanciones comerciales de la administración Trump comprando gasolina en Irán, se supo que parte de ese combustible iba a parar a Cuba.

La gasolina iraní adquirida por Caracas vino a mitigar la crisis de combustibles que atraviesa la nación sudamericana, incoherente por cuanto se trata del país con las mayores reservas probadas de crudo.

Desde hace varios meses, el Gobierno de Maduro trabaja apuradamente con los técnicos de Petróleos de Venezuela para reparar las refinerías de El Palito y Cardón, seriamente averiadas, y comenzar a procesar combustible. El declive acelerado de la producción de crudo venezolano ha complicado la situación.

PDVSA, otrora gran exportadora de crudo y gasolina, pero hoy en declive, necesitaba conseguir algunos de los componentes adicionales para fabricar gasolina en el mercado internacional, pero no puede hacerlo por las sanciones estadounidenses. 

La comercialización de la gasolina proveniente del país persa se está haciendo bajo un esquema doble, mediante el que los venezolanos pueden adquirir una limitada cantidad de combustible por mes a precio subsidiado, tras inmensas colas, y otros lo pueden hacer a precio internacional, de manera liberada y con un costo de 50 centavos de dólar por litro.