Embajador interino de Venezuela en EEUU denuncia que parte de la gasolina iraní va para Cuba
El embajador interino de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, denunció que parte de la gasolina iraní adquirida por el régimen de Nicolás Maduro va para Cuba, pese a la crisis que azota a la nación sudamericana
Carlos Vecchio, embajador interino de Venezuela en EEUU

El embajador interino de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, denunció que parte de la gasolina iraní adquirida por el régimen de Nicolás Maduro para paliar la crisis del combustible en el país sudamericano, en desobediencia a las prohibiciones estadounidenses, va para Cuba.

“Alerta. Hace cuatro días denunciamos que el régimen de Maduro estaba enviando parte de la gasolina de Irán a Cuba. Hoy se ha confirmado. El buque señalado se lleva 100 mil bbl (barriles) de gasolina. Miserables que ponen a sufrir a los venezolanos para beneficiar a tiranía de Cuba”, escribió Vecchio en su cuenta de Twitter.

Por la misma vía, el diplomático, representante en Washington del gobierno de Venezuela emanado de la Asamblea Nacional, encabezado por el presidente encargado, Juan Guaidó, agregó tras la confirmación del desvío de combustible que al mandar gasolina a Cuba el régimen de Maduro “no sólo destruye PDVSA”, sino que también “saquea” a la nación y “somete a venezolanos a colas interminables en busca de combustible”. 

“Es algo aberrante y merece repudio colectivo”, subrayó Vecchio.

El buque al que hizo referencia en la primera parte de su denuncia es el Carlota C, el cual, tal y como mostró también en Twitter el 1 de junio, arribó al Palito el pasado domingo para cargar combustible. 

“Mientras el pueblo de Venezuela hoy sigue en cola buscando gasolina, llegó al Palito ayer el buque Cubano Carlota C para cargar combustible. El pueblo de Venezuela sigue pagando la corrupción y el saqueo de nuestros recursos por parte de la dictadura de Maduro”, escribió en ese entonces Vecchio.

La gasolina iraní adquirida por Caracas, en franco desentendimiento por ambas partes de las sanciones y medidas dispuestas por Washington, vino a mitigar la crisis de combustibles que atraviesa la nación sudamericana, incoherente por cuanto se trata del país con las mayores reservas probadas de crudo.

La comercialización de la gasolina proveniente del país persa se está haciendo bajo un esquema doble, mediante el que los venezolanos que se han adscrito al polémico Carné de la Patria pueden adquirir una limitada cantidad de combustible por mes a precio subsidiado, tras inmensas colas, y otros lo pueden hacer a precio internacional, de manera liberada y con un costo de 50 centavos de dólar por litro.