Agentes cubanos son maestros de torturadores en Venezuela, revela informe

Agentes cubanos entrenaron a funcionarios del régimen de Nicolás Maduro para aplicar técnicas de tortura y participaron en maltratos contra detenidos
Agentes de la DGCIM en prisión de Venezuela. Foto: EFE/ Miguel Gutiérrez
 

Reproduce este artículo

Agentes cubanos entrenaron a funcionarios del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela para aplicar técnicas de tortura, y participaron en maltratos contra detenidos venezolanos, reveló el Instituto Casla en un informe reciente.

Los cubanos imparten órdenes dentro de los organismos de inteligencia venezolanos, y enseñaron a los chavistas a ejecutar una exitosa sesión de tortura, declararon exfuncionarios entrevistados por Casla para un estudio de los crímenes de lesa humanidad en 2021, citado por El Nuevo Herald.

“En el caso de las torturas a presos políticos [venezolanos], algunos han quedado prácticamente muertos, pero han logrado que revivan. Todo esto bajo el terror psicológico que los demás detenidos sufren cuando escuchan los gritos de la víctima o el movimiento apresurado de los funcionarios que ven que se les puede morir la persona torturada”, explica el informe de la organización de derechos humanos.

“Los cubanos bajan a las celdas de tortura y observan, y cuando ven que los funcionarios no consiguen sacarle nada, se meten al cuarto y comienzan a hacerle preguntas a la víctima”, dijo uno de los entrevistados.

Cuando los cubanos “veían que la víctima no respondía a las preguntas que ellos hacían, ellos mismos tomaban el objeto para torturar y se volvían locos y comenzaban a pegar, a torturar a la víctima, sin importarle nada, como si ellos fueran” oficiales de la inteligencia venezolana, agregó la fuente. Los enviados de la isla generalmente están vestidos de civil.

A pesar de los esfuerzos de los instructores cubanos por enseñar los límites físicos y psicológicos en las sesiones de torturas, algunos prisioneros en Venezuela han muerto en los interrogatorios o colapsado en los tribunales.

Los testimonios recogidos por el Instituto Casla señalan que muchos represores del chavismo recibieron formación en Cuba, en ideología y también metodología de inteligencia, contrainteligencia, represión y métodos de tortura, un “currículum” útil a los oficiales para avanzar en el régimen de Maduro. Entre los alumnos avanzados de los agentes cubanos están los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

Un oficial venezolano reveló al Instituto Casla que coroneles cubanos impartían instrucciones a los jefes del DGCIM sobre la importancia de neutralizar a las “personas que hicieran cualquier clase de comentarios en contra del gobierno dentro de la oposición y en las bases y fuertes militares”.

Según el informe descrito por El Nuevo Herald, los cubanos instruyeron cómo documentar acusaciones falsas, mediante la siembra de pruebas y la ejecución de procedimientos falsos, entre otros métodos.

“Son parte de los cursos impartidos, y la orden era que aun cuando no tuvieran todos los elementos para decir que el sospechoso o sospechosos estuvieran haciendo algo contra el gobierno, se debía presumir que era así. Esto se materializaba en la siembra de armamento, teléfonos, armar grupos de WhatsApp conspirativos, mensajes falsos de texto, todo para incriminar a las personas que querían neutralizar”, indica el informe.

Los cubanos aconsejan involucrar a familiares para presionar a detenidos y motivarlos a declararse culpables. Según informó el medio citado, el manual de contrainteligencia utilizado en Venezuela fue elaborado en la isla comunista, y los profesores resaltan la “utilidad” que ha demostrado tener para mantener el castrismo.

“Los cubanos nos dicen cosas como: ‘ustedes pueden ver que estos son los mismos métodos que han sido utilizados en Cuba y en todos estos años nunca hemos sido derrocados, siempre nos hemos mantenido en el poder, y todo gracias a este trabajo que nosotros realizamos de contrainteligencia y aquí se lo traemos”, señaló uno de los funcionarios que dieron testimonio.

“Una vez más la evidencia del vínculo directo entre la dictadura criminal de Castro y Díaz-Canel con el narco-régimen de Maduro es innegable. Queda confirmado: que la dictadura asesina de Maduro se beneficia del régimen de Cuba”, afirmó en Twitter el senador de los Estados Unidos, Marco Rubio, tras conocerse el informe del Instituto Casla.

 

Portada: agentes de la DGCIM en prisión de Venezuela (Foto: EFE/ Miguel Gutiérrez)