Carnet de la patria y dólares: el nuevo esquema de venta de gasolina en Venezuela
Desde este 1 de junio los venezolanos se enfrentan a dos modalidades para adquirir gasolina. Si no tienen dinero harán colas y la pagarán subsidiada a través del carnet de la patria. Si se niegan a sacar el polémico carnet, la tendrán que pagar a 0,50 dólares por litro en bombas “premium” manejadas por privados
La gasolina iraní en Venezuela se venderá bajo un esquema que puede fomentar el contrabando

Desde este 1 de junio Venezuela estrena un nuevo modelo de venta de gasolina. Nicolás Maduro, anunció el 30 de mayo que para quienes tengan el carnet de la patria el litro de combustible tendrá un costo de cinco mil bolívares (unos 2,5 centavos de dólar); los que se niegan a sacarlo tendrán 200 gasolineras, manejadas por privados, cuya tarifa será es de 0,50 dólares por litro.

El incremento anunciado por Maduro se genera luego de la llegada de cuatro buques de combustible provenientes de Irán, pues desde el pasado 13 de marzo, día en que inició la cuarentena en Venezuela para evitar la propagación del Covid-19, en el país se generó un racionamiento de combustible que llevó al cierre de cientos de estaciones, a colas kilométricas de usuarios a las afueras de las pocas que permanecieron abiertas, y a caminar o manejarse en bicicleta, pese a que el país suramericano cuenta con las mayores reservas de petróleo del mundo.

En cadena de radio y televisión, el pasado sábado Maduro anunció el nuevo esquema de venta de combustible y también una flexibilización de la cuarentena. "La gasolina subsidiada va a tener un costo de cinco mil bolívares el litro, y la persona con vehículo tendrá una participación de 120 litros por mes y 60 litros por mes para las motos (…) Hemos dispuesto unas 200 gasolineras que vendan este producto en moneda libre, el precio extranjero que hemos fijado es de 0,5 centavos de dólar a precio internacional", dijo el gobernante desde el Palacio de Miraflores mientras acotaba que la gasolina de Irán “hay que pagarla”.

Maduro refirió que el transporte público de pasajero y de carga no se verá afectado por este incremento, pues será 100 por ciento subsidiado por un lapso de 90 días, mientras el país se adapta al nuevo sistema de cobro. 

Mucha promesa, poco proceder

El sábado Nicolás Maduro explicó que el combustible para quienes paguen con carnet de la patria y obtengan el subsidio de 2,5 centavos de dólar podrían hacerlo en mil 500 estaciones de servicio a lo largo del país desde este lunes. 

Sin embargo, la realidad fue otra, pues gran cantidad de estaciones amanecieron abarrotadas de conductores y pocas de ellas fueron surtidas con combustible, en otras no había señal para activar el sistema de biopago (una máquina al que se ingresa la huella dactilar y asegura que se está inscrito al beneficio estatal), otras estaciones no tenían ni mangueras. Esto hizo que a mitad de mañana PDVSA enviara un comunicado en el que decía que la gasolina subsidiada será gratuita mientras llegan los sistemas biométricos.

Respecto a las bombas que pasan a tener combustible traído por privados, el primer día de venta no fue tan distinto. Pocos hombres que despachan gasolina tenían cambio para billetes de alta denominación; otras estaciones de servicio no tenían punto de venta para pagar en bolívares, pero al cambio de la tasa del dólar paralelo que este 16 de mayo estaba fijado en 195 mil bolívares por dólar. En varios estados se dijo que solo aceptarán dólares en efectivo, por no tener punto de venta. Con esta modalidad, un carro Sedan de tanque promedio de 40 litros, tiene que pagar 20 dólares para llenarlo.

Es de recordar que esta modalidad de despacho de combustible por parte de privados se convierte en un hito en Venezuela y se convierte en una ruptura con la que ha sido una política de estado durante muchos años, pues la venta de gasolina en Venezuela desde 1970 estaba a manos de la estatal PDVSA. Eso sí, hasta el momento, ni Maduro ni sus funcionarios han dado detalles de cómo esos privados licitaron para convertir sus estaciones de servicio a esta modalidad, y a qué países van a importar combustible, o si le van a comprar a PDVSA.

El nuevo esquema de venta atrae el contrabando

De acuerdo con analistas y economistas, los dos nuevos esquemas de venta de combustible, más el subsidio al 100 por ciento al transporte público y de carga, traerá como consecuencia contrabando, pues quienes la adquieran barata tienen la posibilidad de hacer algo de dinero vendiéndola un poco más económica a los que la pagarán a 0,50 dólares, tras su negativa a sacar el carnet de la patria o hacer colas por surtirse de gasolina.

Según el economista Asdrúbal Oliveros, “hubiese sido mejor gasolina a precio internacional para todos y un subsidio a través de un carnet, equivalente a 120 litros mensuales por vehículo o 60 litros si tiene moto. Un registro voluntario”. 

El economista venezolano Henkel García, director de la firma Econométria, opina de forma similar: “el esquema de subsidio no funcionará. La manera correcta de hacerlo es poner toda la gasolina a un mismo precio, y el subsidio darlo de manera directa”, como refirió a través de su cuenta en la red social de Twitter.

"Venezuela debe avanzar más temprano que tarde al cobro de la gasolina a precio internacional para evitar que no las roben desde Colombia y El Caribe”, dijo Nicolás Maduro en su alocución del sábado, y, aunque entre las 200 bombas que venderán a 0,50 dólares por litro están casi todas las que se encuentran en la línea fronteriza con Colombia, habrá que esperar si quienes se surtan en las subsidiadas, o los transportistas de alimento que la paguen gratuita no irán a la frontera a venderla, tal como muchos venezolanos lo han hecho en los últimos años para sacar algo de dinero adicional, debido a los bajos salarios del país.