Guaidó asumió el riesgo de salir de Venezuela para lograr la salida de Maduro

Después de casi un año, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, salió por segunda vez del país sin dejar rastro. Su fin: realizar una gira internacional que le permitiera elevar ante autoridades y dirigentes la crisis económica social, política, económica que vive el país sudamericano actualmente gobernado por Nicolás Maduro.

Desde 23 de febrero de 2019, Guaidó no pisaba suelo internacional. El hombre salió por una de las trochas que conecta el estado Táchira con el departamento colombiano Norte de Santander con el fin de asistir al Aid Live Venezuela y ser uno de los dirigentes que ayudaba al ingreso de la ayuda humanitaria; misión frustrada debido al accionar de las fuerzas de seguridad del país.

La mañana del domingo 19 de enero, Guaidó llegó sorpresivamente a Colombia y sostuvo una reunión de trabajo con el presidente Iván Duque en la Casa de Nariño. Fue recibido con honores por el mandatario colombiano.

En la primera reunión, los dos dirigentes, junto a sus acompañantes discutieron los vínculos del terrorismo internacional, con las diversas manifestaciones de la delincuencia organizada transnacional, antes de la celebración de la Cumbre Antiterrorista que se daría al día siguiente en la ciudad de Bogotá junto a Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos.

 

 

EN LA CUMBRE ANTITERRORISTA SE PRIORIZÓ VENEZUELA

“Estados Unidos y Colombia seguirán trabajando por la democracia de Venezuela. Colombia defiende la libertad en el hemisferio y vamos a seguir priorizando nuestra relaciones en la región para lograr la total libertad”, aseguró Pompeo el 21 de enero, en medio del desarrollo de la Cumbre Antiterrorista.

Pompeo, en compañía del presidente de Colombia, indicó que el gobierno que EE. UU. ha observado “las consecuencias devastadoras de la dictadura chavista. Estados Unidos agradece al pueblo colombiano por recibir a los migrantes venezolanos. Desde Estados Unidos seguiremos formando alianzas para lograr un hemisferio libre” indicó.

Pompeo y el presidente colombiano resaltaron la importancia de avanzar rápidamente en las sanciones que permite el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en contra de Nicolás Maduro.

“Esta reunión se basa en que todos condenemos y sancionemos a los que patrocinan al terrorismo. El mundo debe continuar apoyando los esfuerzos del pueblo venezolano de volver a la democracia y acabar con la tiranía”, afirmó Duque.

Habló además sobre los avances que han tenido en el TIAR para denunciar las violaciones de derechos humanos cometidas por quienes forman parte del gobierno de Maduro, además de su convivencia con estructuras criminales como los colectivos. Indicó que estos progresos deben concluir en una “rápida transición política”.

 

 

DE COLOMBIA AL FORO ECONÓMICO MUNDIAL

Después de finalizada la Cumbre Antiterrorista, el presidente encargado de Venezuela siguió con su misión de fortalecerse políticamente y desde Colombia cruzó el Atlántico para aterrizar en Europa, y así conversar con representantes de algunos gobiernos de ese continente y de Estados Unidos.

Londres fue la primera ciudad que visitó. Allí fue recibido por Boris Johnson y por el ministro de exteriores, Dominic Raab, en la Cancillería de Reino Unido.

En la capital de Inglaterra, además del intercambio de opiniones políticas, Guaidó también aprovechó para reunirse con migrantes venezolanos a quienes les aseguró que el objetivo de su gira no es otro sino “tomar acciones para terminar con el régimen chavista”.

Luego de Londres Guaidó saltó a Suiza para asistir al Foro Económico Mundial de Davos en Suiza, en el que intervino y pidió el apoyo de la Unión Europea para sacar a Maduro del Palacio de Miraflores.

Su ida al foro le permitió tener entrevistas bilaterales con los primeros ministros de Austria, Sebastian Kurz; de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, y de Holanda, Mark Rutte, así como con el ex primer ministro británico, Tony Blair.

El 23 de enero, día en que se cumplió un año como proclamación como presidente encargado, Guaidó señaló en su alocución en el Foro Económico de Davos que los venezolanos “estamos luchando para lograr la segunda Independencia”, pero insistió que la ciudadanía por sí sola no puede contra “un conglomerado criminal“.

 

 

“Si tenemos que saltar muros, como nos pasó a los diputados para ir a trabajar, para cumplir nuestro trabajo, lo haremos. Pero solos no podemos, necesitamos de su ayuda para enfrentar a un conglomerado criminal”, señaló Guaidó.

El también presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela refirió que sus compatriotas luchan “contra un conglomerado “criminal que ampara grupos guerrilleros como el ELN (Ejército de Liberación Nacional) y células de Hezbollá.

Desde 1999 Venezuela ha sido gobernada por un terrible modelo que ha destruido la capacidad productiva del país, que ha instaurado un aparato represor que persigue, que asesina, y a pesar de eso estamos aquí para decirles que tenemos la capacidad de reconstruir Venezuela”.

Dijo que estaba representando a enfermeras, estudiantes, maestros, niños y mujeres “que no tienen voz, pero que quieren tener esperanza”.

Y agregó: “Hoy tenemos herramientas de la comunidad internacional, la presión desde diferentes espacios. Todos unidos para lograr una elección libre de verdad, transparente. Tenemos certidumbre que nos incluye, que los incluye, en nombre de Venezuela, en nombre de esos niños que son la esperanza de Venezuela”

Luego de su intervención en el foro, Guaidó se encontró con Ivanka Trump, hija del presidente de Estados Unidos, Donald Trump y también intercambió palabras con Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo y Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión von der Leyen del Comisionado europeo.

 

 

Después de Suiza, Guaidó llegó a París donde se reunió con el mandatario francés, Enmanuel Macron y con la diáspora venezolana que hace vida en ese país.

Para este sábado 25 de enero tiene planeado asistir a España, sin embargo el presidente Pedro Sánchez indicó que no lo va a recibir.

A esta decisión el presidente encargado de Venezuela indicó: “Tenemos las mejores relaciones con España, ya coincidiremos con Pedro Sánchez, si no, lo recibiremos en Miraflores para reforzar esas relaciones”,

Ante el desplante del presidente Sánchez, Guaidó y su equipo tomaron la decisión de convocar a un encuentro con migrantes venezolanos en Madrid, específicamente, en la Puerta del Sol.

Después de su gira por Europa, se espera que Guaidó regrese a Venezuela a riesgo de ser arrestado por el gobierno de Maduro, pues tiene prohibición de viajar desde el pasado 23 de enero de 2019.