Critican a Ortega por guardar cuarentena mientras promueve actos públicos en Nicaragua

Se cree que Daniel Ortega está guardando cuarentena mientras su Gobierno promueve actividades públicas
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. Efe/Archivo
 

Reproduce este artículo

En medio de la pandemia de la COVID-19, y cuando presidentes y jefes de Estado están al frente de los esfuerzos por contener la enfermedad en sus países, el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, lleva tres semanas sin ser visto por el público.

Ahora las críticas han arreciado contra Ortega porque, no solo no se ha dejado ver por la población, sino que, según sectores de oposición, él está siguiendo una cuarentena en algún lugar del país, pero mientras tanto su gobierno sigue promoviendo actividades públicas que generan aglomeraciones, con lo cual aumenta el riesgo de más contagios de coronavirus en Nicaragua, que reporta seis infectados y 22 casos sospechosos.  

A Ortega no se le ve desde el pasado 12 de marzo, cuando participó, desde su residencia, en una teleconferencia con sus homólogos centroamericanos sobre la pandemia del coronavirus.

La exguerrillera Dora María Téllez, que fue ministra de Salud durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990), observó que tanto Ortega como su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, así como sus familiares, "están cuarentenados en alguna isla privada", pero mandan a los ciudadanos a exponerse al COVID-19.

 

 

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) emplazó este lunes al mandatario a que aparezca en público y así determinar si existe un vacío en el poder o un abandono del cargo.

"La ANPDH emplaza al señor José Daniel Ortega para que en un plazo de 72 horas comparezca ante la nación nicaragüense para constatar que está al frente de la gestión pública del Estado", expresó el secretario ejecutivo de la ANPDH, Álvaro Leiva, quien está exiliado en Costa Rica.

Agregó: "Que se aclare cuál es la situación para determinar si nos encontramos frente a los supuestos constitucionales de abandono del cargo, de imposibilidad de gobernar, de incapacidad temporal o permanente, o si estamos frente a una falta definitiva".

Leiva indicó que el emplazamiento ha sido comunicado a la Organización de Estados Americanos (OEA) y que de no haber una aparición pública del mandatario se deben tomar medidas urgentes.

"En el supuesto que no aparezca y se confirme la presunción de que el Estado se encuentra acéfalo, es urgente la unidad nacional de todos los sectores para la conformación inmediata de una Junta de Gobierno de transición y la convocatoria inmediata a elecciones en un plazo de un año", expresó.

 

 

Pero a pesar de la ausencia del presidente nicaragüense, su gobierno ha seguido promoviendo actividades públicas que ponen en riesgo a las personas ante el avance de la COVID-19.

El Gobierno, a través del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) y el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), efectuaron hace unos días un maratón denominado "De amor de bienvenida al verano 2020" en el que participaron cientos de nicaragüenses, incluido niños y personas con discapacidad, y con el que dieron el banderillazo de salida al "Plan Verano".

En total, el Intur tiene previsto realizar más de 80 actividades durante el período de Semana Santa, entre ellas celebraciones artísticas, deportivas, gastronómicas, religiosas y tradicionales.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) hizo un llamado a la ciudadanía a desobedecer "los llamados irresponsables del régimen Ortega Murillo frente al COVID-19" y evitar aglomeraciones, no acudir a las playas, y sumarse a la campaña #QuedateEnCasa.

Ese organismo ha tachado de irresponsable y criminal al Ejecutivo frente a la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.

Los nicaragüenses han comenzado a especular sobre el estado de salud de Ortega por la cercanía que su familia tenía con el único fallecido con COVID-19 en el país, un estilista. Sin embargo el mandatario también acostumbra a desaparecer durante las crisis.

(Con información de Efe)