Trump: “Podríamos cortar toda la relación con China”
En medio de las acusaciones por el origen del coronavirus y las tensiones comerciales, el presidente de Estados Unidos Donald Trump aseguró que la economía del país se vería beneficiada con esa posibilidad. También dijo que no quiere conversar con Xi Jinping
Presidente Donald Trump
 

Reproduce este artículo

Donald Trump advirtió que podría cortar las relaciones bilaterales con el régimen de China, en el marco de las tensiones comerciales y las acusaciones contra el gigante asiático por su manejo de la pandemia de coronavirus, que brotó en la ciudad de Wuhan a fines de 2019.

“Hay muchas cosas que podemos hacer, podríamos cortar toda la relación”, indicó en entrevista con Fox News, consultado por posibles represalias contra Beijing.

China, potencia mundial ascendente, era hasta hace unos meses el principal socio comercial de EE.UU., solo superado en 2019 por México ante la guerra comercial que desató medidas proteccionistas.

Según comentó Donald Trump, cortar el vínculo con el régimen de Xi Jinping sería positivo para la economía norteamericana.

“¿Qué pasaría? Ahorraríamos 500 mil millones de dólares”, afirmó, en referencia al déficit comercial que sostiene con China, aunque la cifra anual más reciente es de USD 345 mil millones.

El mandatario destacó su buena relación con su homólogo Xi Jinping, pero manifestó su molestia: “Ahora no quiero hablar con él”.

El brote de coronavirus se originó en Wuhan y se estaba propagando en silencio mientras Washington y Beijing firmaban un acuerdo comercial de Fase 1 aclamado por el presidente republicano como un gran logro.

A inicios de mayo, el presidente de Estados Unidos amenazó con nuevas tarifas contra China después de afirmar que había evidencia que vinculaba a la COVID-19 con un laboratorio de alta seguridad en la ciudad china de Wuhan, donde el patógeno fue identificado a fines del año pasado.

“Estoy muy decepcionado con China”, dijo Trump en la entrevista con Fox News, haciendo referencia a las acusaciones de encubrimiento del brote, hechas contra el gobierno asiático y la Organización Mundial de Salud (OMS).

“Nunca debieron dejar que esto sucediera. Firmé un gran acuerdo comercial, pero ahora no me parece lo mismo. La tinta apenas estaba seca y se desató la plaga. Y no siento lo mismo”.

En virtud del acuerdo de Fase 1 firmado en enero, Beijing se comprometió a comprar bienes y servicios estadounidenses por un valor adicional de al menos 200 mil millones de dólares durante dos años, mientras que Washington acordó reducir por etapas los aranceles sobre los productos chinos.

Beijing se comprometió a importar productos agrícolas estadounidenses por 50 mil millones de dólares anuales, 50 mil millones en energía y 75 mil millones en manufacturas, entre otros bienes del país norteamericano por un total de 200 mil millones durante los próximos dos años.

Por su parte, Washington acordó rebajar a la mitad, hasta el 7,5%, los aranceles impuestos a importaciones chinas por valor de 120.000 millones de dólares y a cancelar gravámenes adicionales.

Un periódico estatal chino ha informado que algunos asesores del Gobierno de Beijing estaban instando a nuevas conversaciones, con la posibilidad de que se invalidara el acuerdo, pero Trump reiteró que no está interesado en renegociar.

En la entrevista a Trump, que fue grabada el miércoles, el presidente se centró más en la respuesta de China al brote que en el origen de la enfermedad.

“Tenemos mucha información, y no es buena. Ya sea que provenga del laboratorio o de los murciélagos, vino de China, y deberían haberlo detenido. Podrían haberlo detenido, en su origen”, señaló. “Se les salió de control”, lamentó.

 

(Con información de Reuters)