Presidente chino habría pedido a la OMS retrasar alerta global por coronavirus
Según un informe de la inteligencia alemana, el mandatario del gigante asiático habría pedido a la OMS que no declarase la alerta global en enero, con lo cual el mundo perdió entre cuatro y seis "valiosas semanas"
Xi Jinping y Tedros Adhanom. Foto: EFE

El presidente de China, Xi Jinping, habría pedido personalmente al director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, que “retrasara una advertencia global” sobre la amenaza que representaba la nueva cepa de coronavirus (SARS-CoV-2) para la salud mundial.

Ello, en una conversación que ambos habrían sostenido en enero, según revela un reporte del Servicio Federal de Inteligencia de Alemania, publicado este fin de semana por el diario Der Spiegel y ya desmentido por la OMS, que emitió una declaración calificando los datos del artículo y la presunta conversación en la que se basa como “infundados e incorrectos”.

De acuerdo con el reporte del ‘Bundesnachrichtendienst’ (BND), como se conoce al servicio de inteligencia alemán, "el 21 de enero, el líder chino Xi Jinping pidió al jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que retuviera la información sobre la transmisión entre humanos y que retrasara la advertencia de una pandemia”.

Este presunto ocultamiento, estima el BND, hizo que la comunidad mundial perdiera entre cuatro y seis valiosas semanas para combatir el virus. De confirmarse, destaca el portal noticioso Infobae, se legitimarían los reclamos y afirmaciones del presidente estadounidense, Donald Trump, de que la OMS está “centrada en China”. 

 

 

La Casa Blanca criticó en abril que la organización se estuviese convirtiendo en una herramienta de ‘propaganda china’, razón por la cual, y ante las suposiciones de complicidad en un presunto ocultamiento de información, decidió parar su contribución al financiamiento de la OMS.

Trump ha acusado en repetidas ocasiones que la OMS está del lado de China y contribuyó a encubrir el brote. Según él, tiene suficiente evidencia para probar que Beijing engañó a la comunidad mundial.

Sin embargo, la evidencia al respecto, así como sobre el presunto origen sintético o artificial del virus, no ha sido mostrada e incluso la pasada semana el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, relajó un poco las tensiones al dejar entrever que no existían “pruebas sólidas”, aunque luego de haber afirmado que Washington estaba seguro en sus acusaciones.

“Tedros y el Presidente Xi no hablaron el 21 de enero y nunca han hablado por teléfono. Tales informes inexactos distraen y desmerecen los esfuerzos de la OMS y del mundo para poner fin a la pandemia de COVID-19″, afirmó la OMS horas después de la publicación del informe de la inteligencia alemana.

Según la organización, “China confirmó la transmisión de humano a humano del nuevo coronavirus el 20 de enero, antes de la supuesta conversación telefónica, y la OMS declaró públicamente el 22 de enero que los datos recogidos sugerían que la transmisión de humano a humano sucedía en Wuhan”.