Posible candidata a vicepresidenta de Biden elogió en el pasado a Fidel Castro

La inclusión de la congresista californiana Karen Bass en la lista de posibles candidatos a la vicepresidencia en la fórmula demócrata ha desatado la polémica. ¿La causa? Sus comentarios alabatorios a Fidel Castro
Karen Bass, segunda de izquierda a derecha, durante una de sus visitas a Cuba
 

Reproduce este artículo

Una de las posibles compañeras de fórmula del demócrata Joe Biden para las elecciones presidenciales de noviembre podría ser una auténtica piedra en los zapatos de éste para sus pretensiones en el estado de Florida, clave en la mayor parte de los procesos electorales estadounidenses.

Se trata de la representante por California Karen Bass, quien llamó “Comandante en Jefe” a Fidel Castro cuando falleció en 2016, hecho que además lamentó explícitamente, lo cual no es del agrado de los demócratas floridanos, enfrascados desde hace más de dos años en quitarse el estigma de ‘socialistas’ que los republicanos han logrado posicionar sobre ellos.

Según revela Politico, Bass, congresista federal por el Distrito 37 californiano desde 2013, que ha viajado a Cuba en varias ocasiones, está incluida en la reducida lista de posibles candidatas a vicepresidenta si Biden ganara los comicios.

En su favor obran sus profundas raíces progresistas y su activismo contra la brutalidad policial, un problema que emerge como esencial en la carrera a la presidencia, dado el auge de Black Lives Matter, a partir del asesinato en Minneapolis de George Floyd.

Bass, afroamericana, llenaría vacíos de la trayectoria de Biden en estos aspectos y completaría una fórmula más coherente con amplios reclamos populares, que además no daría pie a eventuales brechas raciales y de género en el ejecutivo.

Sin embargo, la inclusión de Bass en la lista de candidatos a la vicepresidencia no goza del consenso deseado por los demócratas a poco más de 100 días de las elecciones del 3 de noviembre.

Los militantes del partido del burro en el sur de la Florida, que enfrentan difíciles campañas de reelección, consideran que las opiniones sobre Fidel Castro vertidas por Bass en el pasado pueden jugar en contra de las pretensiones electorales demócratas.

Cuando el dictador cubano falleció en 2016, Bass expresó que “era una gran pérdida para el pueblo de Cuba. Espero que juntos nuestras dos naciones continúen un nuevo camino de apoyo y colaboración la una con la otra”.

Donna Shalala, representante por el distrito 27 en el Congreso de Miami, a raíz de la inclusión de Bass en la lista de candidatos a la vicepresidencia y de que sus comentarios pasados volviesen a salir a flote, dijo a Politico no estar de acuerdo con los comentarios de la congresista sobre Cuba. 

“Invito a las personas a venir a Miami, donde podemos educarlas sobre la dictadura tiránica que ha diezmado a Cuba durante 60 años”, dijo Shalala, que precisó que su enfoque “es ayudarla a ella y a Joe Biden a ganar Florida, la Casa Blanca, y salvar a nuestro país”.

Shalala y otros congresistas demócratas de Florida como Debbie Mucarsel-Powell apoyan la candidatura a la vicepresidencia de Val Demings, congresista afroamericana en Washington DC por el estado del sol.

Sobre el pronunciamiento pasado de Bass respecto al extinto dictador cubano, Mucarsel-Powell dijo al referido medio que se opone a “comentarios que muestran simpatía por dictadores violentos”. Sin embargo, al igual que Shalala, rehusó criticar abiertamente a Bass.

Politico contactó con la oficina de Bass en el Congreso para conocer su postura respecto a la controversia que involucra a Castro. Algo similar ocurrió en la campaña de Bernie Sanders, ampliamente criticado por las celebraciones que hizo del proceso revolucionario cubano y sus líderes principales.

Sin embargo, y pese al costo político pagado por Sanders al respecto, la californiana se mantuvo firme en sus comentarios de 2016 sobre la muerte de Castro, siempre según Politico.

Un portavoz de la legisladora dijo al medio especializado, en una declaración escrita, que los comentarios de 2016 subrayan cómo ella defendió durante mucho tiempo “las mejores relaciones con Cuba”, razón por la cual viajó a la isla con el exsecretario de Estado John Kerry en 2015, cuando levantó la bandera estadounidense sobre la embajada en La Habana, y con el expresidente Obama para “su visita histórica” a principios de 2016.

En tal sentido, agrega la declaración de su oficina, su mensaje de condolencia por la muerte de Castro, que al igual que las declaraciones de Obama y Kerry al respecto pidió la continuación de las relaciones en un camino de apoyo y colaboración, “es coherente con ella” y su creencia en “el poder de la diplomacia para forjar mejores relaciones entre las naciones, incluso frente a desacuerdos fundamentales con sus gobiernos y líderes”.

Tal visión no es consensuada entre todos los demócratas, mucho menos los de Florida. Por su parte, el vocero en español de la campaña de reelección de Donald Trump, el cubanoamericano Giancarlo Sopo, afirmó en un comunicado que, aunque ya sabían que Biden “se estaba moviendo radicalmente hacia la izquierda”, “ésta es una nueva bajeza”.

“Joe Biden ya se niega a denunciar a los izquierdistas radicales que destruyen monumentos públicos de héroes nacionales como Abraham Lincoln y George Washington. El hecho de que una neomarxista y ferviente admiradora de Fidel Castro haya sido incluida en su lista de posibles compañeras de fórmula es una señal bastante preocupante de lo que vendrá si él fuese elegido presidente —y una de las razones por la que su elección nunca debe suceder-. Joe Biden es demasiado débil para enfrentarse a los radicales que controlan su partido”, agregó Sopo, citado por América TeVé.