Marco se convierte en huracán y amenaza porciones de costa estadounidense en el golfo de México
Marco dejó de ser una tormenta tropical y se convirtió en huracán al término de la mañana de este domingo, por lo que las autoridades estadounidenses llamaron a extremar precauciones y prepararse para su embate
Marco impactaría a Luisiana en horas de la tarde o noche de este lunes
 

Marco dejó de ser una tormenta tropical y se convirtió en huracán al término de la mañana de este domingo 23 de agosto, por lo que las autoridades estadounidenses llamaron a extremar precauciones y prepararse para su embate, sobre todo en las áreas con costas en el golfo de México.

“Marco devino en huracán. Marejadas de tormenta con peligro para la vida y vientos huracanados se esperan a lo largo de áreas de la costa de Estados Unidos en el golfo de México”, alertó el Centro Nacional de Huracanes de la nación norteña (NHC, por sus siglas en inglés) en su parte de las 11:30 horas.

Según las estimaciones del organismo, perteneciente a la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), el centro del fenómeno meteorológico estaba ubicado en los 25 grados de latitud norte y los 87,4 de longitud oeste, a unos 480 kilómetros (300 millas) de la desembocadura del río Mississippi y a 740 (460 millas) de Lafayette, en el estado de Luisiana, potencialmente el de mayores afectaciones.

Con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora (kph), unas 75 millas por hora (mph), y picos superiores, según datos recolectados por un avión Cazador de Huracanes (Hurricane Hunter) de la Reserva de la Fuerza Aérea, Marco continúa su movimiento al nornoroeste, a una velocidad de 22 kph (14 mph).

De mantener ese curso y velocidad de traslación, podría tocar tierra a las 19:00 horas del lunes 23 de agosto en la costa sureste de Luisiana, más de dos días antes de que lo haga Laura, ya sea como tormenta tropical, depresión o eventualmente huracán, según el desarrollo o debilitamiento de ésta tras el paso por Cuba y las aguas cálidas del golfo.

En días pasados llegó a temerse que ambos fenómenos golpeasen la costa estadounidense del golfo con horas de diferencia, lo cual habría sido un hecho sin precedentes en los registros de la NOAA, así como un evento con un elevado poder de devastación por la acumulación de mucha energía ciclónica en un solo lugar.

La conversión de Marco en huracán fue prevista tanto por el NHC como por el Instituto de Meteorología de Cuba. En su parte de las 06:00 horas, este organismo estableció que Marco se alejaba de la isla sin provocar daños y que a medida que avanzaba hacia la costa de Estados Unidos iba ganando intensidad. 

“Ahora posee vientos máximos sostenidos en el orden de los 110 kilómetros por hora, con rachas superiores y la presión mínima es de 994 hectopascal”, precisó el parte en ese entonces.

“En las próximas 12 a 24 horas mantendrá similar rumbo y velocidad de traslación, mientras se desplaza sobre la región central del golfo de México, donde pudiera ganar algo más en intensidad y convertirse durante el día de hoy en un huracán”, agregó, un pronóstico que, al igual que el del NHC, terminó cumpliéndose, con todas las precauciones y alertas que ello demanda.

¿CÓMO PREPARARSE PARA UN HURACÁN? ¡TOME MEDIDAS YA!