Procurador de Colombia denuncia aumento de reclutamiento forzado de menores
Se registra un aumento del reclutamiento forzado de menores de edad por parte de estructuras criminales.
Guerrilleros menores
 

Reproduce este artículo

El procurador general de Colombia, Fernando Carrillo Flórez, denunció la semana pasada ante la Fiscalía General de la Nación el reclutamiento forzado de menores de edad, durante el confinamiento, por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN), las disidencias de las Farc y otros grupos criminales

El reclutamiento forzoso de estos Grupos Armados Organizados (GAO) cuenta con una fuerte presencia de menores de edad en sus filas, pertenecientes a las comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes.

La denuncia menciona a los Caparrapos, el Bloque Virgilio Peralta Arenas (BVPA), las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, los Rastrojos, el Clan del Golfo, las Águilas Negras, ‘Los Paisas’, el E-40 y otros grupos armados residuales. 

Desde antes del proceso de paz, una columna guerrillera podía estar conformaban en un 20 a 30 % por menores de edad, situación que continuó las disidencias de las Farc y otros grupos armados. Según las investigaciones, señalan que casi la mitad de estos grupos están constituidos por menores de edad.

A causa de este delito, la Fuerza Pública de Colombia ha diversificado los golpes contra los responsables. Alias ‘Alonso’, cabecilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), fue abatido en septiembre del año pasado por el Ejército Nacional al ser acusado de tener centros de entrenamientos en el Cauca.

En abril del año pasado, fue descubierto por la Policía Nacional uno de los centros de reclutamiento de menores de edad pertenecientes al Clan del Golfo, donde fueron aprehendidos cinco paramilitares y fueron rescatados tres adolescentes.

La Oficina del Alto Comisionado para la Paz ha registrado tres formas en las cuales se está llevando a cabo el reclutamiento; primero se da bajo amenazas a la integridad física del menor o de alguno de sus familiares, la segunda consiste en prometer algún beneficio económico, y por último una presentación voluntaria.

Durante el confinamiento se ha incrementado el número de reclutamiento de menores por parte los grupos ilegales, donde estos manifiestan que el ingreso a sus estructuras delictivas es de forma “voluntaria”. Según investigaciones de la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (Coalico), el 17 de mayo del presente año anunció que al menos 128 menores han sido reclutados por estas organizaciones.