Denuncian nuevos choques armados entre guerrillas colombianas y militares venezolanos

Nueve militares venezolanos resultaron heridos durante los últimos combates contra disidentes de las FARC en la frontera con Colombia.
Nuevo ataque de las FARC contra las FANB
 

Reproduce este artículo

Un nuevo ataque contra un puesto militar venezolano en la región occidental de Apure, fronteriza con Colombia, se registró este lunes donde miembros de la disidencia de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) serían los principal responsable, denunció la ONG Fundaredes.

"Reportan 9 militares venezolanos heridos durante los últimos combates con irregulares colombianos quienes pretenden controlar el paso fronterizo Apure-Colombia. Los heridos son por armas de fuego y minas no convencionales elaboradas con explosivos R1, según informes", ha publicado Rojas en Twitter junto a varias fotografías de militares heridos cuya autenticidad no ha podido ser verificada.

Por otra parte, el director de Fundaredes, Javier Tarazona, ha relatado que los guerrilleros atacaron durante la noche un punto de control del Ejército venezolano en La Charca, municipio Páez, en Apure.

"Esta madrugada, confirmamos de un nuevo ataque terrorista de las FARC en 'La Charca' municipio Páez de Apure, contra un punto de control de las Fuerzas Armadas", dijo en Twitter el director de Fundaredes.

"Los habitantes del kilómetro 30 (de esa localidad) nos indican que las FARC los obligan a retirarse por el conflicto que se desplaza a nuevas zonas", agregó Tarazona.
 

Un nuevo ataque contra un puesto militar venezolano en la región occidental de Apure, fronteriza con Colombia/@javiertarazona

Un nuevo ataque contra un puesto militar venezolano en la región occidental de Apure, fronteriza con Colombia/@javiertarazona

La Fuerza Armada de Venezuela realiza, desde hace más de una semana, un operativo para desalojar de su territorio a grupos irregulares armados, que el régimen asegura provienen de Colombia y cuentan con el respaldo del Ejecutivo del país andino.

Como consecuencia de los combates, dos militares venezolanos murieron, 6 terroristas fueron "neutralizados" y otros 27 sospechosos fueron capturados y puestos a las órdenes de un tribunal militar, según el último balance brindado por el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino.

Los enfrentamientos en Apure también dejaron casi 4.000 desplazados, que se trasladaron hasta Colombia huyendo de la violencia, aunque Padrino explicó que la mayoría han comenzado a retornar porque en la zona en la que se efectuaron los primeros combates "todo está asegurado".

Ayer, el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió a la Fuerza Armada no "caer en provocaciones o crear provocaciones", al tiempo que acusó a su par colombiano, Iván Duque, de buscar que el conflicto escale a una confrontación armada entre ambos países.

 

El Gobierno de Colombia desestimó las declaraciones de Maduro, y aseguró que los grupos criminales no "tendrán padrino que los proteja" dentro de su territorio.

"En Colombia nuestros soldados y policías combaten sin tregua a todas las organizaciones narco-criminales. Ni la 'narcotalia' (como denomina el Gobierno a la disidencia de la FARC que lidera alias 'Iván Márquez'), ni el ELN, ni las disidencias tendrán padrino que los proteja", dijo el ministro de Defensa colombiano, Diego Molano, en una declaración a la prensa.

El Gobierno colombiano y la ahora exguerrilla FARC firmaron un acuerdo de paz el 24 de noviembre de 2016 para terminar 52 años de conflicto.

Sin embargo, algunos guerrilleros se opusieron al acuerdo y otros fueron expulsados del grupo por no asumir las directrices de la jerarquía de las FARC, ahora convertida en partido político con el nombre de Comunes.

Actualmente estas disidencias operan especialmente en departamentos del sur del país, así como en Nariño, fronterizo con Ecuador.