Vecino de Coral Gables se niega a vender casa tras recibir varias ofertas

El hombre de Coral Gables ha recibido ofertas de hasta $900 mil por la casa que ahora la rodea varias edificaciones modernas
Vista aérea de casa familiar en Coral Gables
 

Reproduce este artículo

Un vecino de un vecindario en Coral Gables se ha negado a vender la casa de sus padres fallecidos a pesar de que ha recibido más de 60 ofertas, algunas incluso encima por el valor del mercado del inmueble.

El hombre fue identificado como Orlando Capote, hijo de cubanos inmigrantes, quien dijo que la casa era parte de él y no la vendería ni por todo el dinero del mundo.

“La casa es mi alma. Entonces, ¿de qué sirve vender tu alma por todo el dinero del mundo?”, expresó el hombre ante CBS4 News. “Esta casa es como un disco duro. Mientras miro a mi alrededor, vivo en él, me muevo a través de él y revivo muchos recuerdos”.

La familia de Capote buscaba una casa en Coral Gables en 1989. Luego de muchos sacrificios, el padre de Orlando consiguió comprar la casa y a la que todos se fueron a vivir. Ahora solo recuerda cuando su padre se sentaba afuera a tomar aire.

El padre de Capote falleció en 2005 y 15 años después falleció su madre. Durante ese tiempo, la madre siempre le dijo que no quería vender el “tesoro de su familia”, ya que tenía muchos recuerdos.

Con el desarrollo comercial, grandes edificaciones se comenzaron a construir alrededor de la casa de Capote. Este nuevo proyecto de construcción en Coral Gables ascendió a $600 millones.

En los últimos seis años, ha rechazado más de 60 ofertas a desarrolladores, agentes de bienes raíces o ‘flippers’. Algunas de dichas ofertas eran de hasta $900 mil por la casa de dos dormitorios, dos baños y 1,300 pies cuadrados.

“Eso no lo pude encontrar en otra casa”, dijo Capote tras anunciar que la casa tiene un valor sentimental invaluable para su familia cubana.

El hombre ha estado criticando la construcción. “Se puede ver parte de la basura que ya se empieza a acumular a un costado de la casa. Esto no sucedería si el edificio tuviera realmente 35 pies de altura, o estuviera al menos 50 pies de distancia”.

Sin embargo, las autoridades de Coral Gables respondieron a que han trabajado con todos los permisos correspondientes y no han violado ninguna ley.

Muchos han comparado la historia con la famosa película de Pixar “Up”, donde un anciano se niega a vender su casa donde guarda sus recuerdos en medio de un proyecto de construcción.

Mientras las ofertas continúan, Capote insiste en no vender su casa. “No me siento solo en la casa. Quizás mis padres estén aquí conmigo”, concluyó.