Secuestran a un chofer de Uber en Wynwood, Miami

Wilfredo Moreno, residente en Miami y conductor del servicio Uber, fue secuestrado este fin de semana en esa ciudad del sur de Florida por dos sujetos, uno de los cuales ha sido identificado por las autoridades. Según narró después a las autoridades, los presuntos secuestradores habrían subido a su auto sin su consentimiento.

Un reporte de Telemundo 51 indica que Moreno circulaba por el distrito de Wynwood, donde debía recoger a un cliente del servicio llamado David. Todo transcurría según la norma hasta que el conductor llegó al lugar de recogida.

Dos individuos— ninguno con las características del cliente que aparecía en la aplicación—, se subieron a la fuerza a su automóvil, tratando supuestamente de “robar un aventón”. Uno de los sospechosos, identificado como Alexis Hurtado, ordenó a Moreno que condujera bajo amenaza de usar en su contra un arma de fuego.

Hurtado fue detenido poco después, cuando el auto se detuvo en una luz roja y el conductor huyó del vehículo. Oficiales de la policía que se encontraban en la zona arrestaron al presunto secuestrador, que según la información del canal de noticias, perseguía en ese momento a la víctima.

 

 

“(…) los acusados ​​se subieron al auto, a pesar del hecho de que no eran los pasajeros correctos”, dijo un fiscal este lunes en la corte, reportó Local 10 News.

Asimismo, durante la audiencia, la jueza del condado de Miami-Dade, Mindy Glazer, le sugirió al acusado que “si necesitas transporte, llames a tus padres”. También le ordenó mantenerse alejado de los Uber.

En el momento del asalto, el conductor circulaba por el popular distrito artístico de Miami, aprovechando la afluencia de público de las últimas jornadas de la feria Art Basel de Miami.

La semana pasada, un intento de robo en Coral Gables se convirtió en un secuestro que acabó trágicamente con 4 personas muestras, incluyendo el rehén.  Dos ladrones intentaron asaltar una joyería, y tras intercambiar fuego en el local, secuestraron un camión de UPS y huyeron de la policía por diferentes autopistas. La persecución policial se extendió por 29 millas, hasta la intersección entre Flamingo Road y Miramar Parkway.

Allí se intensificó el tiroteo entre los asaltantes y los agentes de la policía. En balacera, además de los dos secuestradores, fallecieron el joven Frank Ordóñez, conductor de UPS, y otro ciudadano inocente que pasaba casualmente por la zona.