Roban al menos 40 mil dólares en el bar “Cubaocho” de la Pequeña Habana, Miami

El dueño de un conocido bar-museo de la Calle 8 en Miami, no olvidará está navidad, y no por las mejores razones, precisamente. Fue una festividad terrible, porque dos sujetos entraron a su local y se llevaron costosas botellas de alcohol y otros artículos de colección
Roberto Ramos, dueño de bar Cubaocho en Miami. Foto: El Nuevo Herald
 

Reproduce este artículo

El dueño de un conocido bar-museo de la Calle 8 en Miami, no olvidará está navidad, y no por las mejores razones, precisamente. Fue una festividad terrible, porque dos sujetos entraron a su local y se llevaron costosas botellas de alcohol y otros artículos de colección. Los sujetos quedaron captados en cámara y la policía los está buscando, informó el canal local de la cadena Telemundo.

En conversación con el dueño de Cubaocho Museum & Performing Arts Center, Telemundo 51 supo que al propietario le sonó la alarma en medio de la madrugada, pero que pensó que no era nada y la desconectó.

Ese pequeño error le costó ser víctima de un robo por decenas de miles de dólares de pérdidas y artículos únicos que podría no volver a encontrar.

Dos hombres entraron el 25 de diciembre al conocido bar Cubaocho, en el barrio Pequeña Habana, en Miami, y se fueron con las manos más que llenas a las 3 y 20 de la mañana. El establecimiento estaba cerrado pero la puerta no tenía pestillo. Uno de los bartenders dejó la puerta abierta el día anterior.

Los dos sujetos quedaron grabados por las cámaras de seguridad llevándose todo lo que pudieron cargar: “botellas famosas. Uno de los que entró sabía de alcohol y se llevó las botellas caras, que llevo años coleccionando para levantar el bar”, dijo Roberto Ramos.

Y también hurtaron el tabaco. Vinieron con un carrito y cargaron además esculturas y lámparas, todos artículos con un gran valor sentimental y monetario. Ramos calcula que en total el robo alcanza entre los 40 y 50 mil dólares.

La policía describe a los sospechosos de robo como dos hombres, uno entre 40 y 50 años y el otro menor de 30.

“Me siento frustrado, pero tengo que seguir para delante, no creo que haya esperanza, yo pienso que los ladrones estarán contentos y tengo que volver a trabajar”, dijo a Telemundo 51 el dueño del popular negocio.

"Esto fue lo que me tocó para fin de año. Tuve uno tan malo, que en las Christmas eso era lo que me tocaba: otro martillo por la cabeza", comentó resignado.

Pero Roberto Ramos, un hombre extremadamente apasionado con su colección de obras de artes, se tomó este duro golpe como un reto, y les envía un mensaje a los sospechosos: “Yo no tengo rencor, pero me encantaría que me invitaran a un trago de esas botellas caras que no pude tomar porque las coleccionaba para exhibición, si me invitan a un trago estoy contento”, dice con sentido del humor.

Cualquiera con información puede llamar a Miami-Dade Crime Stoppers al (305) 471- TIPS (8477).