Pandilla venezolana en Miami acusada de robar cheques de estímulo

Informantes del FBI se reunieron con la pandilla venezolana en una operación encubierta
Cheque de estímulo como ayuda económica
 

Reproduce este artículo

Una pandilla de venezolanos que hacen vida en Miami y México, robaron miles de dólares a personas con problemas económicos debido a la pandemia por el COVID-19, a través de los cheques de estímulo que entrega el gobierno estadounidense.

Las autoridades federales informaron que Jesús Felipe Linares Andrade, de 34 años, junto con otros conspiradores robaron y cobraron cheques de estímulo mediante documentos de identidad “fraudulentos”.

Linares y el resto de su pandilla están acusados de asociación ilícita por robar dinero del gobierno y robo de identidad, indicó el diario Miami Herald.

Dos informantes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) tuvieron contacto con Linares en medio de una operación encubierta.

Uno de los informantes se reunió con un miembro de la pandilla venezolana en un centro comercial el pasado enero, con el fin de discutir el cobro de al menos 30 cheques de estímulo por un total de $36,000 que iban destinados a contribuyentes estadounidenses con direcciones en México.

Luego en abril, Linares se reunió con los dos informantes del FBI para hablar de recoger un paquete del correo privado en Deerfield Beach que contenía 416 cheque por un total de $249,000, según el diario.

Linares recogió los paquetes a mediados de abril y los colocó en el vehículo de los informantes. Tiempo después, se comunicó con los informantes para coordinar la recepción de $34,476 en “fondos lavados” de cheques de estímulo y la búsqueda de otros 226 cheques por un total de $135,000.

“Durante la reunión, Linares colocó un sobre en el vehículo que contenía más de $150,000 en cheques del Tesoro robados y más de 30 documentos de identidad”, según la declaración jurada.

Los documentos de identidad incluían licencias de conducir cuyos nombres eran los de los cheques de estímulo.

Finalmente, Linares fue arrestado en mayo declarándose inocente. Permanece preso sin derecho a fianza y su abogado, David Scott, se negó a dar declaraciones el día martes.