Miami-Dade anuncia nuevamente cierre de parques y playas por al menos cuatro días
El cierre podría extenderse si los nuevos casos de COVID-19 se mantienen en aumento y las personas no siguen las reglas sanitarias orientadas por las autoridades, precisó Carlos Giménez, el alcalde de Miami-Dade.
Una playa de Miami-Dade

El condado de Miami-Dade informó este viernes que Carlos Giménez, su alcalde, firmará una orden de emergencia para cerrar todas las playas del condado a partir del 3 de julio, una medida que también restringirá cualquier reunión de más de 50 personas así como la visualización masiva de espectáculos de fuegos artificiales durante las festividades por el 4 de julio.

En la página web del condado, Giménez aseguró que después de consultar con expertos en salud pública decidió firmar la orden de emergencia para cerrar todas las playas en Miami-Dade desde el viernes 3 hasta el martes 7 de julio.

El cierre podría extenderse si los nuevos casos de COVID-19 se mantienen en aumento y las personas no siguen las reglas sanitarias orientadas por las autoridades, tales como el uso de mascarillas dentro de establecimientos comerciales y al aire libre, cuando no sea posible el distanciamiento social de al menos seis pies.

“A medida que aumentan las pruebas positivas de COVID-19 entre los adultos jóvenes y sigue creciendo el número de hospitalizaciones, he decidido que lo único prudente para detener esta reciente alza de nuevos casos es tomar medidas enérgicas contra las actividades recreativas que ponen a nuestra comunidad en mayor riesgo”, escribió el alcalde como parte de su declaración.

Según Giménez, “demasiadas” empresas y personas siguen ignorando las reglas sanitarias orientadas para salvar vidas. “Si las personas no van a ser responsables y protegerse a sí mismas y a otros de esta pandemia, entonces el gobierno se ve obligado a intervenir y restaurar el sentido común”.

El alcalde especificó que, siguiendo las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), su orden también prohibirá cualquier reunión de más de 50 personas por cualquier motivo del 3 al 7 de julio.

Además, todos los parques y playas estarán cerrados al público en todas las ciudades y áreas no incorporadas del condado para la visualización pública de los espectáculos de fuegos artificiales, tradicionales durante las festividades por el 4 de julio, Día de la Independencia.

Los fuegos artificiales solo se podrán ver desde la casa o el vehículo estacionado, precisó el condado.

Por su parte, el Departamento de Policía de Miami-Dade mantendrá la vigilancia este fin de semana y procederá a cerrar los establecimientos que no hacen cumplir las medidas de distanciamiento social y violan el número de clientes permitidos en su interior.

“Después de todo el éxito que hemos tenido reduciendo la curva de la COVID-19, no podemos volver atrás y sobrecargar nuestros hospitales, poniendo a nuestros médicos y enfermeras en mayor riesgo con más casos en las salas de emergencias”, señaló Giménez.