Florida: Sentencian cadena perpetua a hombre que financió una red de tráfico sexual infantil en Filipinas

Las víctimas, algunas de las cuales tenían 12 y 13 años de edad, eran particularmente vulnerables debido a la pobreza y la enfermedad. Pago para cubrir los costos de producción, habitaciones de hotel y transporte, además de una comisión.
Christopher John Streeter, de 63 años, de Land O 'Lakes, fue sentenciado a cadena perpetua el jueves por su participación en un esquema internacional de tráfico sexual infantil. [Oficina del alguacil del condado de Pinellas]
 

Reproduce este artículo

Un hombre fue condenado este jueves a cadena perpetua en Florida por financiar la producción de pornografía con menores de edad pobres y enfermos en Filipinas, incluidas imágenes de abuso sexual, informó el Departamento de Justicia.

Christopher John Streeter, de 63 años, fue sentenciado por la jueza federal de Tampa, Virginia Hernández, a cadena perpetua por tráfico sexual de un niño menor de 14 años. Este hombre ya se había declarado culpable el 15 de octubre de 2020. 

Streeter financió y patrocinó desde Estados Unidos una red de tráfico sexual de niños en Filipinas para usarlos en pornografía infantil, según la investigación conjunta de autoridades locales de la Bahía de Tampa, en la costa oeste de Florida, y Manila.

Desde septiembre de 2018 hasta junio de 2019, Streeter participó directamente en un plan que explotaba sexualmente a niños en Filipinas con el fin de producir videos de abuso sexual infantil para su consumo, según documentos judiciales.

"Streeter se comunicó y realizó transacciones con cómplices en Filipinas para reclutar a los menores para participar en actos sexuales delante de la cámara", detalló el comunicado.

Las víctimas, algunas de las cuales tenían 12 y 13 años de edad, eran particularmente vulnerables debido a la pobreza y la enfermedad, agrega.

Streeter envió pagos a los reclutadores en Filipinas para cubrir los costos de producción, habitaciones de hotel y transporte, además de una comisión.

Negoció y pagó sumas adicionales por videos e imágenes que mostraban a niñas perdiendo su virginidad y siendo víctimas de otras formas de violencia sexual, así como también de niñas en riesgo de embarazo.

El pago adicional incluía además píldoras anticonceptivas de emergencia y, ocasionalmente, abortos.

Una de las víctimas de abuso sexual fue una niña de 12 años de Ozamis, Filipinas.

El dinero cubría los costos de producción, incluido el abusador masculino, el dinero para la víctima y los gastos de hotel.

"Este individuo moralmente corrupto pensó que podía eludir la justicia debido a las fronteras internacionales", dijo en un comunicado Micah C. McCombs, agente de la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, en inglés) en Tampa.

"Estoy orgulloso de la asociación que tenemos con el Departamento de Seguridad Nacional", dijo el alguacil de Pasco, Chris Nocco. "Estamos orgullosos del arduo trabajo de nuestros miembros que resultó en salvar a los niños y sacar al perpetuador de estos actos atroces de nuestra comunidad."

La operación de rescate de víctimas de Filipinas fue realizada por la Policía Nacional de Filipinas (Manila), con la asistencia de Investigaciones de Seguridad Nacional (Tampa y Manila), Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. (Centro Nacional de Selección), el Centro de Protección de Mujeres y Niños de la Policía Nacional de Filipinas ( Unidad de Campo de Mindanao) y la Oficina de Policía de la ciudad de Ozamis.

(Con información de EFE)

Tags