Abogado de Florida es acusado de viajar a Camboya para abusar de menores

Un abogado fue acusado de participación en conducta sexual ilícita en un lugar extranjero y de posesión de materiales de explotación infantil.
Abogado de Florida acusado de abuso a menores
 

Reproduce este artículo

Un abogado de Tampa, Florida (EEUU), fue acusado de cinco cargos criminales, entre ellos el abuso sexual de cuatro menores y posesión de pornografía infantil, mientras estaba de viaje en Camboya, informó este viernes la Fiscalía del Distrito Central del estado.

Rugh James Cline, de 40 años de edad, actualmente está detenido en el país asiático, donde cumple una sentencia de prisión por cargos locales. Luego de cumplir su condena el hombre será deportado a los Estados Unidos para enfrentar cargos aquí.

Si es declarado culpable, Cline enfrenta una pena máxima de 30 años en una prisión federal por cada cargo de participación en conducta sexual ilícita en un lugar extranjero y hasta 20 años de prisión por posesión de pornografía infantil.

La fiscal federal María Chapa López informó que Cline está acusado de "cinco cargos de participación en conducta sexual ilícita en el extranjero y un cargo de posesión de material de explotación infantil".

Rugh James Cline, de 40 años de edad

Rugh James Cline, de 40 años de edad

La denuncia, a cargo del fiscal federal adjunto Frank Murray, detalla que entre febrero y mayo de 2019 el fiscal, con un licencia de abogado de Florida, viajó a Camboya, donde "pagó para abusar sexualmente de cuatro menores".

La Fiscalía señaló que "Cline será deportado a Estados Unidos después de que complete su condena de prisión en Camboya por cargos locales".

La Fiscalía también acusa a Cline "de viajar a Camboya con posesión de materiales que muestran el abuso sexual de niños".

Cline se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad de Miami en 2010 y fue admitido ese año en el Colegio de Abogados de Florida.

Este caso, detalló la Fiscalía, fue investigado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Estado estadounidenses y la Policía Nacional de Camboya.

La denuncia fue presentada como parte del Proyecto Niñez Segura, una iniciativa nacional lanzada en mayo de 2006 por el Departamento de Justicia de Estados Unidos para combatir la creciente epidemia de explotación y abuso sexual infantil.