El condado Palm Beach declara estado de emergencia por el COVID-19

Comisionados de Palm Beach declararon estado de emergencia luego de informar que los hospitales del condado no tienen disponibilidad para atender a pacientes con COVID-19
Casos por COVID-19 en Florida
 

Reproduce este artículo

Los comisionados de Palm Beach votaron a favor de declarar estado de emergencia en el condado ante el terrible aumento de nuevos casos y hospitalizaciones por el COVID-19.

A partir de ahora, todos los hospitales privados del condado deberán informar su disponibilidad en camas y dicha información debe ser publicada en línea para que los ciudadanos puedan acceder a ella.

María Sachs, Comisionada de Palm Beach, indicó que los hospitales del condado están abarrotados, por lo que sería imposible atender una emergencia.

El hospital público Lakeside Medical Center en Belle Grade llevó a los comisionados a tomar la decisión final de declarar estado de emergencia, ya que no cuenta con camas disponibles para pacientes con COVID-19.

La orden “nos permite solicitar a los hospitales privados del condado, información detallada en relación a sus admisiones y nivel de ocupación, es decir, cuántas camas hay o no disponibles”, indicó el alcalde Dave Kerner.

La Dra. Alina Alonso presentó una gráfica que muestra el aumento de casos en el condado, resaltando que las personas no vacunadas son las más vulnerables al virus.

“Espero que esta orden de emergencia pueda demostrar a los ciudadanos que el COVID-19 está, nuevamente, afectando a muchísimas personas”, señaló la Dra. Alonso.

Por otro lado, el distrito escolar ya ha reportado un total de 511 casos positivos, 431 estudiantes y 80 empleados, desde que iniciaron las clases en el condado hace una semana.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró que en Florida no habrá cierres de escuela, ni medidas de restricción, incluso después de que el estado se convirtiera en el nuevo epicentro nacional del COVID-19.

“En Florida no cerrarán las escuelas, no habrá restricciones ni mandatos desde el estado”, indicó DeSantis el 30 de julio en un restaurante en Cape Coral; sin embargo, sostuvo que firmará una orden ejecutiva para “proteger los derechos de los padres”, y permitir que decidan si sus hijos deben usar las mascarillas en los centros educativos.

Sin embargo, los CDC invirtieron algunas pautas contra el COVID-19 el pasado 27 de julio, recomendando el uso de mascarilla en espacios cerrados en todo Estados Unidos, incluso para las personas vacunadas.

La recomendación de las mascarillas incluye a maestros, personas, estudiantes y visitantes de las escuelas, independiente del estado de inmunización.

El superintendente de las escuelas públicas de Miami-Dade, Alberto Carvalho, anunció que “acepta” las recomendaciones de un grupo de médicos y expertos que planteó la necesidad del uso de mascarillas en las escuelas a partir del próximo año escolar.

“Yo acepto 100% la recomendación de un protocolo de mascarillas obligatorio en nuestro sistema escolar”, indicó Carvalho luego de una reunión con los especialistas en salud pública.