Escuelas de Florida enseñarán la naturaleza del comunismo

En una rueda de prensa y acto público, el gobernador firmó tres proyectos de ley, con los cuales busca promover la enseñanza sobre gobiernos comunistas, cultura cívica y libertad de expresión en las universidades.
 

Reproduce este artículo

Centros de enseñanza en Florida incluirán ahora programas en los cuales se enseñará la naturaleza de los regímenes totalitarios y comunistas, de acuerdo con una ley firmada este 22 de junio por el gobernador Ron DeSantis.

En una rueda de prensa y acto público, el político republicano firmó tres proyectos de ley, una sobre los gobiernos comunistas, otra sobre educación cívica y una tercera sobre libertad de expresión en las escuelas y universidades.

“¿Por qué alguien huiría a través de aguas infestadas de tiburones, digamos partiendo de Cuba, para llegar al sur de Florida? ¿Por qué alguien dejaría un lugar como Vietnam? ¿Por qué la gente dejaría estos países y arriesgaría su vida para poder venir aquí?”, declaró el político republicano durante la firma.

La nueva ley requerirá el desarrollo de un plan de estudios de educación cívica que, entre otras cosas, incluiría ejemplos de civismo y patriotismo personalizados por grandes figuras de la historia local y estadounidense.

Entre esas historias habrá “relatos en primera persona de víctimas de las filosofías gobernantes de otras naciones que podrían compararse con las imperantes en Estados Unidos”, declaró.

Los estudiantes de las universidades estatales deberán aprobar un examen de alfabetización cívica y tomar un curso en esta materia para poder graduarse. Actualmente pueden elegir el examen o el curso.

El tercer proyecto de ley protege la libertad de expresión en las universidades estatales. Según el gobernador, las escuelas no pueden evitar que los estudiantes se expongan al debate de ideas bajo el supuesto de que son “incómodas, desagradables u ofensivas”.

Los republicanos han criticado a menudo a las universidades por promover ideologías progresistas y acallar las voces conservadoras. DeSantis dijo que a los padres les preocupa que cuando envíen a sus hijos a las universidades se adoctrinarán.

“Se pensaba que un campus universitario era un lugar donde estarías expuesto a muchas ideas diferentes. Desafortunadamente, ahora la norma es que estos son entornos más represivos intelectualmente”, dijo DeSantis.

“Hay ortodoxias que se promueven y otros puntos de vista se rechazan, o incluso se suprimen. No queremos eso en Florida”, agregó.

La firma se produce menos de dos semanas después de que la Junta de Educación de Florida prohibiera la “teoría crítica de la raza” en las escuelas públicas, que ha sido criticada por los republicanos.

El movimiento Black Lives Matter ha contribuido a que las discusiones sobre la raza ocupen el primer plano del discurso estadounidense, y las aulas se han convertido en un campo de batalla. Los partidarios sostienen que la ley federal ha preservado el trato desigual de las personas por motivos de raza y que el país se fundó sobre el robo de tierras y mano de obra.

Los que se oponen a la teoría crítica de la raza dicen que a los escolares no se les debe enseñar que Estados Unidos es fundamentalmente racista. Ambas partes acusan a la otra de politizar la instrucción en el aula y violar los derechos de libertad de expresión de innumerables personas al limitar los puntos de vista permitidos.