Congresista Mario Díaz-Balart da positivo al coronavirus

El congresista estadounidense de origen cubano, Mario Díaz-Balart, dio positivo a las pruebas de COVID-19, conocido comúnmente como coronavirus.

Según publicó en su Twitter, desde el sábado anterior el político republicano comenzó a desarrollar síntomas como fiebre y dolor de cabeza, entonces se sometió a la prueba.

Díaz-Balart, para no afectar a su esposa Tia que es una persona de riesgo, se mantiene en cuarentena en Washington DC.

"Me siento mucho mejor. Sin embargo, es importante que todos tomemos esto en serio y que todos sigamos las instrucciones del CDC para evitar lo más posible esta enfermedad y su propagación. Sigamos trabajando juntos para emerger más fuerte como nación de estos tiempos difíciles", escribió en redes sociales.

 

 

 

 

La pandemia que ha afectado a más de 140 países, ya llegó a los 50 estados de Estados Unidos.

Hasta el momento, en EEUU hay más de 7 mil casos activos y 116 muertos.

Según reportes de Infobae, en 18 estados se registran víctimas mortales por la pandemia: Washington (53), Nueva York (13), California (12), Florida (6), Luisiana (4), Nueva Jersey (3), Colorado (2), Virginia (2), Georgia (1), Illinois (1), Indiana (1), Kansas (1), Kentucky (1), Nevada (1), Oregon (1), Carolina del Sur (1), Dakota del Sur (1), Texas (1).

Este martes, el presidente Donald Trump, propuso enviar cheques de ayuda a los estadounidenses que lo necesiten, en medio de la crisis por coronavirus.

Durante la conferencia de prensa, el mandatario dijo que el secretario del Tesoro, Mnuchin, se reunirá con senadores sobre paquetes de estímulo adicionales, que van desde ayuda para la industria de las aerolíneas hasta préstamos para pequeñas empresas y flexibilidad financiera para trabajadores de restaurantes de comida rápida.

Por su parte, Mnuchin anunció que la administración está buscando enviar cheques directamente a los hogares más golpeados, posiblemente dentro de las próximas dos semanas.

La epidemia de coronavirus de Wuhan, una de las mayores crisis sanitarias de los últimos años cuyas consecuencias son todavía impredecibles, se ha extendido por más de 140 países y ha afectado a unas 215 mil personas, de las que más de 8 mil han perdido la vida.