Felicidades a las enfermeras y enfermeros en su día: ¡Héroes de la lucha contra el coronavirus!
El Día Internacional de la Enfermería se conmemora hoy en medio de una pandemia que afecta a 184 países con más de cuatro millones de contagiados en el planeta. Para quienes están en la primera línea contra el coronavirus: el homenaje y agradecimiento
Personal sanitario reunido muestra agradecimiento
 

Reproduce este artículo

Unos 20 millones de profesionales en todo el mundo, celebran hoy el Día Internacional de la Enfermería en medio de una crisis sanitaria: la pandemia de coronavirus ha contagiado a más de 4 millones 250 mil personas, y más de 282 mil pacientes han perdido la vida.

Como es tradicional, cada 12 de mayo se reconoce a aquellos hombres y mujeres que se desempeñan en la humanitaria labor. Este año, la fecha adquiere otra connotación: son ellos quienes, junto al resto del personal sanitario, se encuentran en la primera línea de enfrentamiento contra la COVID-19.

Durante estos meses han sido fundamentalmente los médicos y enfermeros quienes han exigido que los gobiernos abastezcan de insumos necesarios para enfrentar la COVID-19. Lo más importante: han salvado, acompañado y cuidado a pacientes en todo el planeta. También ellos han perdido compañeros, familiares, parejas... Sufren profundamente en la primera línea, mirando al rostro más cruel de este nuevo virus.

Para los que siguen en los hospitales, hogares de ancianos, en cualquier centro de cuidados sanitarios: agradecimiento y gratitud en su día. Y para los familiares de quienes fallecieron cuidando a otros, que les llegue el respeto y el hondo homenaje.


¿Cuál es el origen del Día de la Enfermería?

Cada 12 de mayo se conmemora en todo el mundo el Día de la Enfermería, en homenaje al nacimiento de la enfermera Florence Nightingale, conocida como la madre moderna de la profesión.

El Consejo Internacional de Enfermería (ICN, por sus siglas en inglés) instauró este día en 1974 en memoria a los aportes de Nightingale. El origen de la celebración se remonta a los años entre 1853 y 1856, cuando en la guerra de Crimea una gran cantidad de soldados resultaron heridos y otros murieron por no contar con personal médicos.

En aquella época, Florence Nightingale, se insertó como voluntaria en el campo de batalla  para brindar los cuidados necesarios a los afectados. Nightingale desarrolló un nuevo modelo de enfermería. Entre los aspectos esenciales para el cuidado de los pacientes consideraba: que estuvieran en viviendas con ambientes saludables (aire y agua puros); desagües eficaces, limpieza y luz. Sumado a esto, debía incluirse la selección y administración de dietas que generen el menor gasto de energía al paciente para evitar enfermedades.

Además, escribió una gran cantidad de artículos con aportes para el oficio y creó políticas de asistencia sanitaria que contribuyeron con el sistema de salud del Reino Unido.

Hay países en que incluso se rinde homenaje a los enfermeros y enfermeras durante toda una semana, del 6 al 12 de mayo. En el caso de Estados Unidos, el presidente Richard Nixon inauguró en 1974 la Semana Nacional de la Enfermería. Durante los distintos eventos, se otorgan reconocimientos a enfermeras y enfermeros que hayan destacado en su carrera.


Profesionales sanitarios contagiados con el coronavirus

No existe ningún dato oficial sobre la cifra de víctimas mortales por el nuevo virus entre los sanitarios de todo el mundo.

En España, el 6 de mayo -52 días después de comenzar el estado de alarma-, se confirmó que 35 profesionales han fallecido a causa de la COVID-19, pero se considera que el dato es incompleto. Solo en ese país, el total de sanitarios contagiados es superior a 44 mil 758 personas, según los datos que actualiza el Ministerio de Sanidad. De la muestra del personal sanitario contagiado por COVID-19, un 76,2% son mujeres, frente a un 23,8% de hombres. 

En Cuba, tampoco hay datos de todo el país sobre el personal médico sanitario contagiado. Sin embargo, se sabe que solo en La Habana hasta la fecha al menos 172 profesionales de la Salud han padecido la enfermedad de la COVID-19 durante la emergencia sanitaria, la mayoría de ellas trabajadores de enfermería.