¿Cómo aliviar los espasmos musculares?

El autotratamiento funciona para aliviar los espasmos musculares. Conoce más a continuación.
¿Cómo aliviar los espasmos musculares?
 

Reproduce este artículo

Los espasmos o calambres musculares son bastante comunes y ocurren con mayor frecuencia en los músculos de las piernas. Pero cualquier músculo, incluida la espalda, las manos, los pies o los dedos de los pies, puede sufrir estos espasmos, y pueden durar desde unos pocos segundos hasta 15 minutos.

Un espasmo puede ser una contracción en el músculo o puede sentirse apretado o duro, como un nudo. Una vez que se detiene la contracción, el músculo puede sentirse adolorido y sensible. A veces, los espasmos severos pueden ser incapacitantes.

Se recomiendan tratamientos caseros específicos para aliviar un espasmo muscular. Estos funcionan para muchas personas.

Algunos consejos y tratamientos para aliviar los espasmos musculares son: 

Estiramientos

Estirar el área que tiene el espasmo muscular generalmente puede ayudar a mejorar o evitar que ocurra el espasmo. A continuación, se muestran estiramientos para los músculos de las pantorrillas, los muslos, la espalda y el cuello:

Estiramientos para los espasmos musculares de la pantorrilla

  1. Acuéstese estirando la pierna apuntando o tirando de los dedos de los pies hacia la cabeza. (Apuntar los dedos de los pies hacia usted se llama dorsiflexión ).
  2. Mantenga durante unos segundos o hasta que el espasmo se detenga.
  3. También puede usar una correa o cinturón enrollado alrededor de su pie para jalar suavemente la parte superior de su pie hacia usted.

Estiramientos para los espasmos musculares del muslo

  1. Párese y agárrese de una silla para mantener el equilibrio.
  2. Doble la pierna a la altura de la rodilla y estire la pierna hacia atrás desde la cadera.
  3. Sosteniendo su tobillo, levante su pie detrás de usted hacia su nalga.

Estiramientos para los espasmos musculares de la espalda

  1. Acuéstese en el suelo con un rodillo de espuma perpendicular a su columna.
  2. Mueva la espalda sobre el rodillo, hasta los omóplatos y baje hasta el ombligo.
  3. Mantenga los brazos cruzados sobre el pecho.

Estiramientos para los espasmos musculares del cuello

  1. Mientras está sentado o de pie, rodee los hombros moviéndolos hacia adelante, hacia arriba, hacia atrás y hacia abajo. Repite este movimiento 10 veces.
  2. Luego, mueva los hombros en la dirección opuesta moviendo los hombros hacia atrás, hacia arriba, hacia adelante y hacia abajo. Repite 10 círculos en esta dirección.

Masajes

El masaje puede ser una excelente manera de aliviar el dolor físico y los calambres musculares. Para ello:

  1. Frote suavemente el músculo que tiene espasmo.
  2. Para un espasmo persistente en la espalda, intente pellizcar el área alrededor con fuerza y ​​sujete el pellizco durante unos minutos. Es posible que necesite que otra persona le pellizque si no puede alcanzar el área.

Hielo o calor

El tratamiento del dolor y los espasmos con terapia de frío o calor puede ser extremadamente eficaz. Para un espasmo persistente, aplique una compresa de hielo en el músculo durante 15 a 20 minutos a la vez, varias veces al día. Asegúrese de envolver el hielo en una toalla o paño fino para que el hielo no toque directamente su piel.

Una almohadilla térmica en el área también puede ser efectiva durante 15 a 20 minutos a la vez, pero a continuación, coloque una bolsa de hielo. Esto se debe a que, si bien el calor se siente bien para el dolor, puede empeorar la inflamación. El hielo calmará la inflamación.

Otras opciones de calor incluyen un baño tibio, una ducha de agua caliente o un jacuzzi o spa si tiene acceso a uno, que pueden ayudar a relajar los músculos.

Hidratación

Cuando tenga un espasmo, intente beber un poco de agua. Para ayudar a prevenir los espasmos, asegúrese de mantenerse hidratado, especialmente si hace ejercicio o si hace calor.

Alrededor del ochenta por ciento (80 %) del agua que necesitamos se puede tomar de las bebidas, incluida el agua pura, y el veinte por ciento (20 %) restante, la obtenemos de los alimentos que consumimos.

Ejercicio leve

Algunas personas descubren que pueden evitar los calambres en las piernas durante la noche (que pueden ocurrir en hasta el 60 por ciento de los adultos) haciendo un poco de ejercicio ligero antes de irse a dormir.

Algunos ejemplos de ejercicio ligero incluyen:

  • Trotar en el lugar
  • Subir y bajar escaleras
  • Andar en bicicleta estática durante unos minutos
  • Usar una máquina de hileras durante unos minutos
  • Rebotar en un trampolín

Si bien el ejercicio ligero puede ayudar, el ejercicio moderado o intenso puede afectar su sueño, por lo que querrá evitarlo justo antes de acostarse.

Remedios 

Jugo de pepinillo

Algunas personas descubren que pueden evitar los calambres en las piernas durante la noche (que pueden ocurrir en hasta el 60 por ciento de los adultos) haciendo un poco de ejercicio ligero antes de irse a dormir.

Suplementos

Algunas personas usan tabletas de sal, vitamina B-12 y suplementos de magnesio para tratar y prevenir los espasmos musculares. 

Relajantes musculares naturales

Los relajantes musculares naturales incluyen beber té de manzanilla , agregar capsaicina a los alimentos y mejorar su sueño.

Cremas tópicas

Las cremas analgésicas pueden ayudar, estas incluyen productos que contienen lidocaína, alcanfor o mentol. El gel emoliente hecho de cúrcuma longa y semillas de apio ayuda a aliviar el dolor y la inflamación de un espasmo muscular.

Hiperventilación

Usar la hiperventilación de 20 a 30 respiraciones por minuto puede resolver los calambres relacionados con el ejercicio. La hiperventilación es cuando respira más fuerte y más rápido de lo normal. Si tiene ansiedad, es posible que la hiperventilación no sea una buena opción para usted, ya que puede provocar sentimientos de pánico.

¿Cuándo ver a un doctor?

Si sus espasmos musculares son frecuentes o si el dolor interfiere con su vida cotidiana, es una buena idea consultar a un médico. Su médico puede:

  • Tomar un historial médico
  • Preguntarle acerca de sus síntomas
  • Preguntarle sobre su dieta y cualquier medicamento o suplemento que esté tomando
  • Realizar un examen físico

Querrán descartar cualquier otra condición médica o razones que puedan estar involucradas en sus espasmos musculares. Es posible que soliciten pruebas por imágenes para detectar posibles afecciones, como una fractura, u ordenar análisis de sangre para buscar marcadores de otras afecciones.

Su médico puede derivarlo a fisioterapia para ayudarlo a fortalecer un conjunto particular de músculos o para obtener ejercicios de flexibilidad y estiramiento. Si sus espasmos son prolongados y dolorosos, es posible que le receten soluciones con prescripción médica.

Otras posibilidades

Si tiene espasmos en la espalda, considere la posibilidad de consultar a un quiropráctico. Es posible que le proporcionen algunas terapias y ejercicios específicos para aliviar los espasmos musculares. Un masajista profesional también puede ayudar.

Causas del espasmo muscular

No se sabe con certeza el mecanismo exacto que causa los espasmos musculares. Los desencadenantes comunes incluyen:

  • Fatiga muscular por ejercicio
  • Deshidratación o agotamiento de electrolitos
  • Niveles bajos de calcio, magnesio, potasio y sodio
  • Algunos medicamentos, como las estatinas
  • Algunas afecciones médicas, como diabetes, enfermedad de Parkinson, enfermedad cardiovascular y cirrosis
  • El embarazo
  • Daño en el nervio
  • Lesión previa

La mayoría de las veces, los espasmos musculares se etiquetan como idiopáticos, lo que significa que no tienen una causa identificada.

Prevenir los espasmos musculares

La evidencia es mixta sobre la efectividad de los remedios para prevenir los espasmos musculares.

Si está sano en general y tiene espasmos musculares ocasionales, los expertos recomiendan:

  • Mantenerse hidratado
  • Hacer estiramientos ligeros antes y después de hacer ejercicio
  • Comer una dieta saludable

Es posible que desee llevar un registro de cuándo tiene un espasmo muscular para ver si está relacionado con una actividad en particular. Cambiar esa actividad puede ayudar a prevenir futuros espasmos.