8 Consejos de Salud para el 2020

El planeta vive momentos que nunca había experimentado. Lo que parecía un tremendismo cuando Edward Norton— matemático y meteorólogo estadounidense— enunció el concepto de Efecto Mariposa, ahora parece ser cosa de todos los días. “El aleteo de una mariposa hace aparecer un tornado en Texas”.

En sentido figurado el mundo es cada vez más un vecindario donde no podemos ignorar lo que ocurre en la esquina. La rapidez de las comunicaciones, la eficiencia de los medios de transporte, el crecimiento del turismo, el cambio climático, los estallidos sociales, las guerras, la globalización de patrones culturales, las migraciones; todos esos son elementos que obligan a reconocer que los problemas de salud, digamos, del Congo, de China o de Francia, ya no son más sus problemas, sino también los nuestros como especie.

Aquí 8 consejos para cuidar mejor de nuestra salud en el 2020:

1.     La atención de salud tiene un costo

No importa que tenga el mejor seguro médico del mundo, ni que viva en un país donde no tenga que pagar por la atención médica, la salud tiene un costo y conviene tener recursos financieros siempre listos para una eventualidad. La enfermedad siempre es una crisis en una familia, que consume ahorros y tiempo que de otra manera estaría destinados a otras cosas. Lo más sensato es reconocer el hecho de que, en caso de enfermedad, va a necesitar más recursos y nuevas necesidades aparecerán que debemos satisfacer.


2.     Actualice su esquema de vacunación; hágase el Papanicolau, la colonoscopia, la pesquisa de aneurisma aórtico, la mamografía, el tacto rectal, etc.

En otras palabras, sea activo en el cuidado de su salud y no espere a tener síntomas. La medicina moderna contempla una serie de acciones que están armoniosamente coreografiadas para que, según su edad y condiciones personales, les sean aplicadas. Se llama Pesquisaje y está orientado a la detección precoz de enfermedades que se espera puedan aparecer. En su visita al médico por la razón que sea, no olvide preguntar por estas acciones.

 

 

3.     Ejercítese regularmente

Es un hecho probado más allá de toda duda que la falta de ejercicio físico es causa directa de múltiples enfermedades y además ayuda a la aparición de otras tantas. Es mejor algún ejercicio físico que ninguno. Así que, si los rigores de la vida le impiden disponer de 30 minutos de gimnasio, entonces tome cada oportunidad para ejercitarse. Si puede caminar par de cuadras para visitar a un amigo, hágalo; si tiene que escoger entre el elevador y las escaleras en su trabajo por un par de pisos, tome las escaleras. Sin embargo, lo fundamental es el ejercicio regular y sistemático, aunque usted piense que no es suficiente, repito, algo de ejercicio es mejor nada.


4.     Mejore sus hábitos de nutrición

Incluya en su dieta vegetales, legumbres de hojas verdes y frutas, es probable que sienta que es muy caro, haga su mejor esfuerzo y priorice comerse esa zanahoria en su plato por sobre el bistec en el otro extremo del plato. Disminuya el consumo de carnes rojas; en cambio, pollo y pescado son más saludables. No necesita adicionar sal o azúcar a las comidas, ya nuestra dieta común contiene los carbohidratos y cloruro de sodio necesarios, y a veces más. Coma con moderación.


5.     Abandone el consumo de tóxicos

Lo que sea que fume, termine con eso. No se deje engañar con datos engañosos, no existe consumo inofensivo de alcohol. Nada que usted fume es mejor que no hacerlo. El caso de una indicación médica es harina de otro costal. Recuerde que puede que tenga una adicción y eso es una enfermedad en sí misma, y lo mejor es consultar un especialista si reconoce el hecho.

 

 

6.      Practique la higiene mental

De la misma manera que la limpieza externa es importante, en el fuero interno es vital. Como se limpia a menudo el cuarto y nos deshacemos de desechos inservibles o nocivos quizás, hagamos así mismo con nuestra mente. Desechemos activamente, en un esfuerzo consciente todos esos pensamientos dañinos de baja autoestima o sobrestima, cultivemos la humildad y la introspección. El solo hecho de tratar ya es beneficioso.


7.     Siga las recomendaciones de salud para su puesto laboral

En muchas ocasiones pasamos en el trabajo alrededor de 8 horas. Cumpla con las reglas de higiene del trabajo: los guantes, cascos, delantales, gafas protectoras, etc. Si trabaja frente a un buró, trate de mantener una posición correcta; si es enfermero cumpla con los protocoles de bioseguridad; cuide de la iluminación y la temperatura. Los efectos a menuda demoran en aparecer como enfermedades profesionales. Existe de hecho una especialidad de la medicina para este caso, la Medicina del Trabajo.


8.     Valore la higiene de su hogar como algo importante

Haga rutinas de limpieza con la regularidad que usted entienda conveniente, pero hágalo. Incluya la limpieza de los alrededores y el patio. Quizás suene un poco injusto ser el único del vecindario en limpiar el césped común, pero esperemos que como mismo los malos ejemplos se propagan, así mismo ocurra con los buenos. Una casa libre de mosquitos es muy importante sobre todo ahora que hay un alza de casos de Dengue, Zika y muchos otros. No deje depósitos de agua por más de 24 horas. La tranquilidad que da tener detectores de monóxido de carbono es invaluable para las casas que usan calefacción. Otras medidas como la eliminación de ratas, cucarachas, y la limpieza de polvo de los ventiladores y aire acondicionado son también importantes.

Para todos, salud y un feliz 2020.

Dr. Yuri
Rodríguez
Escrito por Dr. Yuri Rodríguez

Médico apasionado por la medicina interna. Entre sus áreas de interés están el estudio de las intersecciones de los últimos avances en las ciencias de la salud con las sociedades, así como la divulgación científica.