¿Cómo dejar de fumar?: Tabaquismo y muerte, una relación más allá de la duda razonable

No hace falta mucho preámbulo. Fumar es una causa de muerte. Es una verdad olímpica. La relación entre el tabaquismo y la enfermedad vascular, las enfermedades pulmonares y el cáncer, está probada más allá de la duda razonable con estudios bien diseñados y abundantes datos estadísticos.

El impacto es mayor en porcentajes sobre los países desarrollados, pero la última década ha marcado una constante disminución por las políticas antitabaco, y las regulaciones al consumo; de manera opuesta a los llamados “países pobres”, en los que las primeras causas de muerte se relacionan con enfermedades infecciosas como SIDA, Malaria, tuberculosis, etc. Sin embargo, el número neto de fumadores y los efectos de la adicción siguen creciendo, aunque hay excepciones dentro de algunos países subdesarrollados que empiezan a implementar políticas coherentes al respecto, como Uruguay, por ejemplo.

 

 

Los efectos del tabaquismo sobre la salud se pueden englobar en tres grupos principales.

1- La Enfermedad Vascular se refiere a enfermedades que tienen en común el mal funcionamiento del corazón y los vasos sanguíneos, y se puede expresar, entre otros, como:

  • Insuficiencia cardiaca
  • Infarto cardiaco
  • Angina
  • Arritmias
  • Hipertensión Arterial
  • Insuficiencia Renal
  • Infarto Cerebral
  • Disfunción sexual eréctil

 2- Cáncer

  • Pulmón
  • Laringe 
  • Boca
  • Esófago
  • Vejiga
  • Riñón
  • Colon 
  • Páncreas

3- Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC):

·       Enfisema y bronquitis crónica

El tabaquismo y estas enfermedades se relacionan de la misma manera que caminar por una cuerda floja y precipitarse al vacío. Mientras más vayas por la cuerda, más probable es que caigas. En palabras muy claras: fumar causa cáncer, infartos, dolor en el pecho, palpitaciones, falta de aire, hemiplejias, impotencia y hasta la muerte, sino es que de a poco disminuye la calidad de vida.  

 

 

Para los profesionales de la salud interesados, el enfoque de las cinco A recomendado por el US Preventive Services Task Force guidelines puede ser una guía muy útil: 

  1. Ask about tobacco use (Preguntar)
  2. Advise quitting (Aconsejar)
  3. Assess readiness to quit (Evaluar la disposición a dejar de fumar)
  4. Assist smokers ready to quit (Asistencia al fumador listo para dejar de fumar)
  5. Arrange follow-up (Seguimiento)

Al dejar de fumar, los beneficios se expresan a corto, mediano y largo plazos, pero no es un proceso sencillo. El tabaquismo ES UNA ENFERMEDAD, una adicción a la nicotina y como tal debe ser tratada. ¿Cómo dejar de fumar?: las mejores tasas de cesación se han obtenido con un enfoque multidisciplinario en los pacientes que han ENTENDIDO los riesgos y NECESITAN dejar de fumar. 

  1. Consejería. (Asesoramiento conductual)
  2. Aporte suplementario de nicotina. (Parches, spray sublingual, etc.)
  3. Farmacoterapia. (Bupropion, Vareniclina)

A todo fumador interesado o no en dejar de fumar, se le aconseja visitar a su médico y declarar su condición de fumador francamente. También preguntar cuáles son sus opciones de tratamiento.

Si usted fuma, automotívese a abandonar el hábito. Pregunte sin pena cómo, cuándo, dónde encontrar consejería especializada. Infórmese de los beneficios y riesgos de la suplementación de nicotina y medicamentos para el tratamiento, cuáles son los plazos, trácese una meta y apéguese a ella.

Defienda su tiempo de vida, su calidad de vida y la de los suyos.

Dr. Yuri
Rodríguez
Escrito por Dr. Yuri Rodríguez

Médico apasionado por la medicina interna. Entre sus áreas de interés están el estudio de las intersecciones de los últimos avances en las ciencias de la salud con las sociedades, así como la divulgación científica.