Voté por Trump como nuevo estadounidense en 2016, lo haré otra vez en 2020
Trump da un mensaje reconfortante para alguien que renunció a todo por vivir en un país no socialista, y una declaración que también ha sido respaldada por sanciones contra los regímenes cubano y venezolano
Donald Trump y Joe Biden. Fotomontaje: Tomado de eldía.com
 

Reproduce este artículo

Llegué a los Estados Unidos en 2009 a la edad de 27 años desde una isla donde ocurrieron las últimas elecciones libres y justas hace 72 años: Cuba. Allí, el violento régimen comunista no es una táctica de “miedo rojo” o una preocupación de generaciones pasadas, sino la realidad insufrible para más de 11 millones de personas, incluidos muchos miembros de la familia que me vi obligado a dejar atrás cuando recibí asilo aquí.

Creciendo bajo las privaciones de un régimen comunista, aprendí —a pesar de los mejores esfuerzos de mis maestros y de la propaganda del gobierno— a admirar a los Estados Unidos de América, y soñé con que un día tuviera los derechos dados por Dios, como la libertad de expresión, la libertad de reunión y el derecho a elegir a mis propios líderes, consagrados y garantizados por la Constitución de los Estados Unidos.

Este sueño se hizo realidad en 2016 cuando pude convertirme en ciudadano de los Estados Unidos. Ese mismo año emití mi primera votación libre y justa para el nuevo líder potencial del país del que era ciudadano. Se sentía increíble tener una voz, tomar libremente una decisión y asumir tal responsabilidad. Me sentí muy privilegiado y agradecido de mi patria adoptiva.

La papeleta que marqué fue para Donald J. Trump.

Entonces, como ahora, no me importaba la supuesta corrección política a la hora de elegir un candidato. Me di cuenta de que muchos otros latinos favorecen una mayor participación del gobierno en nuestras vidas y vi la tendencia más liberal de los jóvenes latinos, pero en Cuba ya había tenido bastante de pensar con el grupo. Busqué un buen gerente y administrador para dirigir un gobierno, y sentí y ahora pienso que el presidente Trump es la persona adecuada para el trabajo.

Más allá de eso, Trump cumplió con las promesas de campaña de 2016 que eran importantes para mí entonces: bajó los impuestos; nombró jueces en el banco federal que trabajan estrictamente en la Constitución; ha presionado, en todo momento, a la inmigración basada en el mérito; y ha anulado toda una serie de regulaciones innecesarias. Su agenda era, y sigue siendo, pro-negocios, pro-familia y pro-vida.

Pero más allá de todo eso, como un ciudadano estadounidense relativamente nuevo comprometido con nuestra Constitución, estoy decidido a ayudar a construir esa unión más perfecta que nos hemos prometido el uno al otro. Siento que es mi deber advertir a mis conciudadanos sobre las peligrosas ideologías que veo en juego en nuestro país y que continúan empujándome a votar por nuestro presidente.

Los estadounidenses más jóvenes —millennials como yo— se están volviendo cada vez más comprensivos con las mismas ideologías que me obligaron a buscar asilo en Estados Unidos. Según el cuarto Informe Anual sobre las Actitudes de Estados Unidos hacia el Socialismo, el Comunismo y el Colectivismo de la Fundación Memorial de Víctimas del Comunismo, “el 70 por ciento de los millennials dicen que es probable que voten socialistas”, y el comunismo es visto favorablemente por más de 1 de cada 3 millennials (36 por ciento). Creo que, si todos los estadounidenses supieran el verdadero costo humano de vivir bajo un régimen socialista y comunista, tendrían una actitud diferente.

Hemos visto los resultados de una actitud displicente hacia el socialismo antes: hace 20 años, muchos cubanos que fueron exiliados en Venezuela advirtieron a los lugareños, pero los venezolanos pensaron que no les podía pasar, porque creían que Venezuela era una democracia estable. Después de que muchas personas votaron entonces por un régimen socialista, creyendo las falsas promesas de bienestar fácil de sus líderes, el otrora próspero país se ha convertido en una ruina, y los ingenuos ahora están aprendiendo de la manera difícil que, como Ronald Reagan dijo por primera vez en 1961, “la libertad nunca está a más de una generación lejos de la extinción”.

Así que me alegré de que Joe Biden ganara al senador Bernie Sanders, quien ha elogiado a varios regímenes socialistas y comunistas, en las primarias; sin embargo, esa victoria no parece haber detenido la creciente influencia de Sanders, la representante Alexandria Ocasio-Cortez y otros dentro del Partido Demócrata.

La voluntad del Partido Demócrata de no sólo aceptar a los autoidentificados como socialistas democráticos, sino también de permitirles el poder dentro del partido perjudica tanto a los demócratas como al consenso bipartidista de Estados Unidos contra el comunismo. Tanto el comunismo como su predecesor intrínseco, el socialismo, no pueden ser vistos como partes aceptables de ninguna coalición para políticas buenas, o de lo contrario esa coalición está intrínsecamente contaminada.

Por ejemplo, aunque no hay duda de que el pasado y el presente racistas de Estados Unidos están en desacuerdo con los ideales a los que tantas veces prometí lealtad, el hecho de que el Partido Demócrata decida expresar su oposición al racismo al alinearse con las personas detrás de la organización Black Lives Matter es problemático para mí y para muchos otros. Aquellos en el liderazgo de BLM se han autoidentificado como marxistas entrenados, profesaron abiertamente su devoción a los ideales encarnados por el violento y antidemocrático ex dictador cubano, Fidel Castro y honrado al violento dictador venezolano Nicolás Maduro.

El abrazo de los demócratas a líderes como esos, incluso cuando las organizaciones que pretenden representar son más nobles en su propósito que sus cabecillas, a menudo son drásticos para los nuevos ciudadanos que provienen de regímenes socialistas, como yo. Además, me decepcionaron las políticas del entonces presidente Barack Obama y ahora las de Biden hacia Cuba y Venezuela.

En contraste, Trump expresa fuertes posturas antisocialistas; el mes pasado, dijo: “Hoy proclamamos que Estados Unidos nunca será un país socialista”, en un evento en honor a los veteranos involucrados en la desafortunadamente ineficaz operación de Bahía de Cochinos. Es un mensaje reconfortante para alguien que renunció a todo por vivir en un país no socialista, y una declaración que también ha sido respaldada por sanciones contra los regímenes cubano y venezolano. Por lo tanto, voy a votar por él de nuevo este mes de noviembre, e invito a otros a hacer lo mismo.

 

Este artículo de opinión fue publicado originalmente en inglés en NBC News. ADN Cuba lo reproduce con permiso de su autor.

Escrito por Yuri Perez

Yuri Perez es analista de temas sobre América Latina y Derechos Humanos. Ha trabajado con el Instituto Cato, Freedom House y actualmente como director de programas en la Fundación Víctimas del Comunismo