Video viral muestra a cubano que cocina para comer un Caracol Gigante Africano
El video muestra un cubano ofreciendo una especie de tutorial sobre cómo cocinar para comer un Caracol Gigante Africano
Video viral muestra a cubano que cocina para comer un Caracol Gigante Africano

Un video que se ha vuelto viral en redes sociales muestra un cubano ofreciendo una especie de tutorial sobre cómo cocinar para comer un Caracol Gigante Africano. La especie, considerada entre las 100 invasoras más dañinas del mundo, es conocida por los peligros que implica también para la salud humana y la agricultura.  

En el video se ve como el hombre prepara el caracol, y dice ponerle condimentos como sal, orégano y pimienta, mientras otros graban la escena y animan al protagonista a continuar el proceso.

El caracol, cuyo nombre científico es Achatina fulica, fue registrado en Cuba por primera vez en el año 2014. Su introducción comenzó presuntamente por la Habana, para usos en rituales religiosos, pero poco a poco se ha ido propagando a casi todos los territorios del país. Hasta ahora, las autoridades cubanas no han encontrado una solución para esta plaga, que parece haberse adaptado a sobrevivir y multiplicarse en cualquier región del país.

La prensa oficial de la Isla ha ido confirmando su presencia a medida que se extiende por las difrerentes provincias, y algunos agricultores se quejan de su presencia dañina para la agricultura ecológica en el país.

 

 

Originario del África tropical, el Caracol Gigante Africano es una especie hermafrodita poseedora de un elevado nivel de reproducción y crecimiento, algo que hace muy difícil su erradicación una vez que ha alcanzado su edad reproductiva.

El molusco, que puede medir unos 6 cm de ancho por 12 de longitud, además de ser considerado especie invasora, es hospedero de nematodos, parásitos conocidos como gusanos redondos, capaces de causar enfermedades muy peligrosas para el ser humano, entre las que se destacan la meningoencefalitis eosinofílica y la angiostrongiliasis abdominal.

Su presencia en las Antillas data de la década de los 80 del siglo pasado, y actualmente se le puede encontrar en todas las zonas tropicales de la tierra.

En agosto, varios usuarios de la red social Twitter denunciaron la existencia de una plaga de este molusco en el popular Zoológico de 26, en La Habana.