Caracol gigante africano continúa multiplicándose por toda Cuba
Explica el medio que este regreso puede deberse a  las lluvias de estos meses, favoreciendo las condiciones para su habitad
Caracol gigante africano
 

Reproduce este artículo

El caracol gigante africano continúa multiplicándose por toda Cuba y esta vez llegó hasta el Callejón del Chivo, ubicado en el Consejo Popular Sierra Caballos, Isla de la Juventud.

Según publicó el periódico oficialista Victoria, no es la primera vez que el caracol gigante africano aparece en una de las tres manzanas que abarca el lugar.

Explica el medio que este regreso puede deberse a  las lluvias de estos meses, favoreciendo las condiciones para su habitad.

Agregan que ese municipio especial es uno de los menos afectados por dicho caracol.

A mediados de octubre, cubanos denuncian en redes sociales propagación en diferentes provincias del caracol gigante africano (CGA), considerado entre las 100 especies exóticas invasoras más perjudiciales del planeta.

El usuario identificado en Twitter como YoGuajirocubano publicó este sábado 17 de octubre en su cuenta:

“Estas fotos me las hizo llegar un amigo de Cabaiguán, Sancti Spíritus, quien las publicó luego en su perfil de Facebook. Miren cuántos caracoles africanos, docenas y docenas de ellos por doquier, y observen que, alrededor hay casas (personas, niños, etc)”.

El aumento del nocivo caracol gigante africano, también hizo saltar las alarmas en Mayabeque, provincia vecina de La Habana, al punto de movilizar a las autoridades del régimen.

Según el periódico del Partido Comunista en ese territorio, “teniendo en cuenta la rápida dispersión y reproducción del Caracol Gigante Africano en el territorio nacional y específicamente en varios municipios de nuestra provincia, así como lo dañino que puede ser para la salud humana y para la agricultura esta especie invasora, el Consejo de Defensa Provincial (CDP) ha tomado diferentes acuerdos que deberán implementarse para contrarrestar el molusco en la comunidad”.

El caracol gigante africano es un agente contaminante de las larvas de Angiostrongylus cantonensis, parásito pulmonar de las ratas; que también causa en los humanos la meningoencefalitis eosinofílica; y también puede perjudicar a la naturaleza.