Víctimas de croquetas explosivas aumentan en Cuba

Unas croquetas explosivas queman el rostro de otro cubano en La Habana
Unas croquetas explosivas queman el rostro de otro cubano en La Habana
 

Reproduce este artículo

Unas croquetas explosivas, vendidas por el Estado, quemaron la semana anterior el rostro de otro cubano en La Habana.

Según denunció en Facebook el usuario Abel Yadiel Arrieta Valdespina, la víctima en esta ocasión fue Anselmo López Galves.

El pasado 24 de marzo este hombre acudió al mercado capitalino #ch13 ubicado en San Lázaro entre las calles Espada y Hospital para comprar el producto. 

Al llegar a su vivienda en el municipio La Lisa procedió a freírlas y las croquetas le explotaron en la cara, produciéndole quemaduras por todo el cuerpo y le desfiguraron el rostro.

"Me dirijo al cuerpo de guardia del hospital General Calixto García y la doctora solo de verme me dice: ¿Usted viene quemado por croquetas?... Me informó ella que varios casos se produjeron ese mismo día", agregó.

Por último, reza el testimonio del señor: "Nadie de la fábrica se pronunciará por lo menos ofreciendo una disculpa. Nadie de nuestros dirigentes hablará al respecto. No expondrán estos sucesos catastróficos en nuestro noticiero. Esperamos respuestas concretas para que estas víctimas queden al menos satisfechas de que su dolor es compensado con la separación del puesto o amonestación pública; o tal vez medidas disciplinarias a los que incumplieron en esta tarea de darle al pueblo un producto de calidad y seguridad".

 

 

Croquetas explosivas causan estragos en Cuba

Desde hace meses se han reportado casos de personas quemadas por croquetas en la Isla.

A inicios de marzo, por ejemplo, el cubano Daysel Pimentel denunció que su padre también fue víctima de este producto.

"Lo que parecía ser una inofensiva croqueta se convirtió en una letal arma que casi hierve vivo a mi progenitor", escribió en Facebook.

También llegaron denuncias desde Twitter, del usuario llamado "Loquero Martínez".

"Estas son las croquetas explosivas que nos venden en pescamat, producidas desde adentro y que tenemos que seguir comiendo durante 62000 milenios, como dice la canción de Raúl torres con título patria o muerte por la vida".