“Vamos a dormir en la Plaza de la Revolución”: régimen da ultimátum de desalojo a familias en La Habana

A pesar de la actual situación por la pandemia del nuevo coronavirus el régimen cubano amenaza con desalojar a varias familias en La Habana, sin importar dejarlos sin techo y desamparados
“Vamos a dormir en la Plaza de la Revolución”: régimen da ultimátum de desalojo a familias en La Habana
 

Reproduce este artículo

A pesar de la actual situación por la pandemia del nuevo coronavirus el régimen cubano presiona con desalojar a varias familias en La Habana.

La preocupación reina entre los habitantes de esta comunidad donde aseveran que están atemorizados porque los amenazan con sacarlos por la fuerza. Un reportaje de Cubanet muestra los testimonios de los pobladores en peligro de desalojo y las condiciones donde habitan, que están lejos de ser las idóneas.

El ciudadano cubano Roberguis Estrada Álvarez dijo al medio de prensa independiente que dormirían en La Plaza de La Revolución si los sacaban de ahí: “Se aparecieron aquí, en pleno COVID-19, proclive a propagar una epidemia porque ellos vienen de la calle. Se personan en una casa, muchas veces sin pedir permiso, de esa casa a la otra y de la otra a la otra, y así están propagando una epidemia. 

Nos piden que tenemos que irnos sin importarle a ellos para dónde vamos. Yo por ejemplo tengo una niña de 14 años que no tiene casa, bueno sí, tiene la mía y la voy a defender hasta la muerte porque no tengo otra opción. De aquí no puedo irme y muchas personas si no tenemos la casa pues en algún lugar vamos a ir a dormir: en La Plaza de la Revolución o en algún lugar tenemos que dormir”.

Inspectores y agentes de policía han amenazado con meter presos a los habitantes de esa comunidad y abrirles un expediente si se niegan a retirarse de la zona. 

Otro cubano dijo que “En estos días han venido los inspectores, han pegado multas, han amenazado, van casa por casa diciendo que, si no se van, van a derrumbar. Muchas personas con miedo, hay aquí niños y mujeres que han parido y que llevan entre dos años y medio y cuatro. Queremos que nos dejen tranquilamente, en sana paz”.

Con indignación y temor aseguran que las entidades estatales de Planificación Física y Vivienda no han hecho nada al respecto y que existen en ese terreno cerca de 400 casas ilegales porque sus dueños no han recibido ayuda del gobierno para asentarse en otro sitio. 

Lo irónico para muchos es el cartel que se encuentra a la entrada de La Habana donde reza: La Habana, capital de todos los cubanos. Aunque el régimen determina qué cubanos pueden vivir entre los límites de la provincia.
Según expresaron en el video tienen hasta el día 10 para marcharse. Liannet Nobrega Gonzales, una vecina de la zona a la que han impuesto dos multas una de mil pesos y otra de 200 aseguró qué tienen miedo, “nos están como si fuera avasallando, aquí hay mucha gente enferma, hay muchos niños. La gente no duerme, la gente tiene miedo. Y lo más malo es vivir con miedo”.

Además, las condiciones de la comunidad son pésimas y prácticamente no reciben atención médica, lo que ha generado un aumento de los casos de dengue entre ancianos y niños. A decir de Aliuska Silva Martínez: “Si los médicos de nuestro país van a otros países a atender personas cómo no nos van a atender a nosotros y nos tienen como si fuéramos basura todos. Hay muchísimos casos de dengue, muchísimos porque no venían a fumigar ni nada, ahora están viniendo. Ellos aquí no se han preocupado de nosotros por nada, ahora porque hay unos cuantos casos de dengue, de personas mayores y niños.  Nosotros Vamos a defender esto hasta la muerte”.

Casos como este se suceden en toda la Isla, ADN Cuba ha reportado en varias ocasiones estos atropellos a los ciudadanos cubanos.

En marzo del presente año el régimen cubano, escudado detrás de la Dirección Municipal de la Vivienda de Boyeros, pretendió desalojar a siete familias que vivían desde hace años en un local abandonado colindante a la empresa de Almacenes Universales S.A.

También en enero se reportó el intento de desalojo por parte de la Policía de una comunidad instalada en el municipio del Cerro, luego de haber convertido un solar malsano en una comunidad donde pueden tener una casa y una vida medianamente digna.