¿Una nueva Primavera Negra?

Medios y redes sociales empiezan ya a referirse a las últimas acciones punitivas del régimen cubano como una nueva "Primavera Negra", en alusión a la ola represiva del 2003
Censura y represión en Cuba
 

Reproduce este artículo

Medios y redes sociales empiezan ya a referirse a las últimas acciones punitivas del régimen cubano como una nueva "Primavera Negra", en alusión a la ola represiva de 2003 en la que se encarceló y sometió a juicios sumarios a decenas de opositores al Gobierno presidido entonces por Fidel Castro.

Al reciente proceso contra el líder de la Unión Patriótica de Cuba José Daniel Ferrer, que vino acompañado de una campaña propagandística del gobierno cubano contra los opositores, le ha seguido el arresto, el pasado 1 de marzo, del artista Luis Manuel Otero Alcántara, que este miércoles enfrentará su primer juicio expedito a las 9:00AM, en el Tribunal Municipal de 10 de Octubre, según anunció el Movimiento San Isidro.

El proceso a Otero coincide con la censura de un documental, "Sueños al pairo", de los jóvenes realizadores José Luis Aparicio Ferrera y Fernando Fraguela Fosado que provocó la solidaridad de sus colegas y la subsiguiente suspensión de la Muestra de Cine Joven de este año por parte del ICAIC.

"Cuba está viviendo una ola de represión selectiva sin precedentes desde la Primavera Negra de 2003. No es con una persona, no es con un grupo, es con todo el que les resulte peligroso, con todo el que se atreva a disentir. ¿Hasta cuándo vamos a seguir volteando la cabeza? ¿A qué esperamos para decir basta? ¿A que aparezca un muerto? ¿A los enfrentamientos en la calle entre cubanos? Hay que ser muy irresponsable para seguir haciendo como si nada ocurriera mientras vamos de cabeza a un conflicto social en el que todos, absolutamente todos, vamos a salir perdiendo", escribió ayer el activista José Raúl Gallego tras el arresto de varias personas que salieron a la calle a pedir la libertad del artista.

EL CASO OTERO: UNA AVALANCHA DE SOLIDARIDAD

En una reciente conversación con el diario español El País, la curadora Claudia Genlui, novia de Otero Alcántara,contó que había hablado con el performer, al que describe como “extremadamente fuerte”, y explicó que un tercer cargo, por desacato agravado, habría sido finalmente desestimado por las autoridades.

El presunto ultraje, cuya condena va desde una multa hasta un máximo de un año de prisión, se remonta a 2019, por su campaña “La bandera somos todos”. “Durante un mes, realizó una performance que consistía en llevar una siempre encima, incluso para ir al baño”, afirma el escritor Carlos Manuel Álvarez, amigo de Otero Alcántara y simpatizante de Movimiento San Isidro. En cuanto a la otra acusación, la más grave, Genlui denuncia la falta de información: “Desconocemos qué dañó. Especulamos con que sea la patrulla en la que le transportaron, pero no pudo hacerlo, porque fue neutralizado”. Tampoco se sabe si el juicio se celebrará a puerta cerrada, “como suele ocurrir para artistas y periodistas”, según Álvarez. Lo que sí está claro, mientras, es que el caso ha trascendido la celda, e incluso la isla, para convertirse en una lucha entre represión y libertad de expresión.

Poco después de la detención de Otero Alcántara más de un centenar de artistas, intelectuales, periodistas, editores y activistas cubanos iniciaron una petición en internet dirigida al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, para reclamar su liberación, una iniciativa que suma ya casi 3000 apoyos con nombre y apellidos.

A los primeros firmantes, entre los que destacan artistas y activistas de la isla como la creadora Tania Bruguera, el escritor Carlos Manuel Álvarez y el cineasta Miguel Coyula, se han unido otras personalidades del sector como los premios nacionales de Artes Plásticas René Francisco Rodríguez (2010) y Lázaro Saavedra (2014).

"Anhelaría que las fuerzas y la cordura de nuestras instituciones culturales acentúen el sentido común y detengan este alarmante proceso", denunció Rodríguez.

También expresaron su apoyo a la causa en las redes sociales conocidos rostros como los artista Humberto Castro, Raúl Argüelles, Michel Mirabal o Marco Castillo (exintegrante de Los Carpinteros), los cantantes y compositores Carlos Varela, Pedro Luis Ferrer y Haydée Milanés, así como el pintor Alexis Leyva Machado (KCHO), habitualmente cercano al oficialismo, que consideran injusto el proceso y piden la libertad inmediata del artista encarcelado.

Las publicaciones independientes Rialta e Hypermedia Magazine han publicado dossiers de apoyo al artista, con numerosos análisis de su obra y su trayectoria, incómoda para el gobierno cubano que le niega cualquier tipo de legitimidad artística.

“El ataque no es solamente contra Otero Alcántara, sino contra toda la comunidad de artistas e intelectuales y la sociedad civil cubana”, reza la recogida de firmas en el portal Avaaz.

Amnistía Internacional, por su parte, considera la detención de Otero "otro posible caso sobre cómo el Gobierno cubano procura silenciar voces críticas en el país".

La organización con sede en Londres publicó a finales de febrero su informe anual de 2019, en el que denuncia "detenciones arbitrarias, encarcelamientos a la espera de juicio, merma de la libertad de expresión y restricciones al movimiento" en Cuba.

UN DOCUMENTAL CENSURADO (O EL ARCHIVO TIENE DUEÑO)

El Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) decidió la 19 edición de la Muestra Joven luego de que varios realizadores retiraran sus obras como consecuencia de la decisión institucional de eliminar del programa el documental Sueños al pairo, de José Luis Aparicio Ferrera y Fernando Fraguela Fosado.

El documental revisa la biografía del cantautor Mike Porcel, una de las figuras fundamentales de la Nueva Trova cubana, quien tras presentar una solicitud de salida del país durante el éxodo del Mariel, en 1980, fue repudiado, recluido y silenciado ocho años, hasta que en 1989, tras una gestión del Comité de Derechos Humanos de la ONU, consiguió salir de la isla y reunirse con su familia.

En una nota publicada por el sitio Cubacine, la Dirección del  ICAIC señala que "ha decidido posponer la celebración de la Muestra Joven ICAIC para una fecha que se anunciará oportunamente con el objetivo de crear mejores condiciones para su realización y analizar diversos temas de trabajo en un ambiente apropiado y con el tiempo necesario".

La decisión institucional llegó después de la retirada de varias obras de la muestra en solidaridad con la salida del programa de Sueños al pairo.

Los jóvenes realizadores han explicado a diversos medios independientes que el ICAIC les negó el derecho a usar imágenes de archivo, previamente autorizadas. En nota del 28 de febrero, el ente estatal recuerda que "la autorización o no del uso de materiales protegidos por el derecho de autor y la propiedad intelectual es una práctica a la que permanentemente se enfrentan los productores de obras audiovisuales" y reduce la decisión de no exhibirlo al hecho de que "el documental no cuenta con las autorizaciones y licencias del titular de las imágenes de archivo, para presentarse en foros de exhibición nacionales o internacionales".

Resultado del affaire: documental en el limbo, evento suspendido y directora de la Muestra destituída.

LOS MEDIOS INDEPENDIENTES SE SOLIDARIZAN

Antes esta nueva ofensiva de censura yrepresión contra las voces que, desde todas las esferas de la sociedad cubana, defienden el derecho a una mirada crítica, veinte medios independientes se han unido en una Segunda declaración para denunciar la ola represiva del régimen contra la sociedad civil independiente de la Isla.